Juez enfrenta a Giacomino y busca contener a su bloque

Pasadas las elecciones legislativas y resuelto hace horas el conflicto entre la Municipalidad de Córdoba y el Suoem, decantó con claridad el delicado cuadro de situación en el que igualmente quedará sumergida la gobernabilidad de la ciudad de Córdoba.

Si bien hace rato que, en la práctica, el intendente Daniel Giacomino está rengo de apoyo político-legislativo (le responden sólo 4 de los 31 concejales), Luis Juez parece decidido a pasarle factura por la sensible merma de votos que registró a causa del conflicto municipal.

El pasado viernes, Juez juntó a los ocho ediles que le responden y bajó la instrucción precisa de pararse frente a Giacomino. "Que quede claro: no somos más el bloque oficial, somos oposición. El 28 de junio, Giacomino se puso en la vereda opuesta, hizo lo imposible por destruir el Frente Cívico y cosechó apenas el cuatro por ciento de los votos en la Capital. Ahora no puede pretender que lo acompañemos para llevar el boleto de transporte a dos pesos", sentenció.

El blanqueo por parte de Juez de esta postura implica también despegarse de la responsabilidad que le cabe por haber puesto a Giacomino en la intendencia y de la suerte de la actual gestión. "A Giacomino le dimos hasta ahora todos los instrumentos que necesitó y aun así mostró inoperancia absoluta para gobernar. Tuvo el revalúo que no dispuso ningún intendente en 25 años, aumento del boleto y todo lo que pidió, pero lo malogró por su empecinamiento en enrolarse en el kirchnerismo", evaluó.

En su arenga, Juez les dijo a sus concejales que ahora el Frente Cívico "no tiene por qué sostener la gestión" municipal, y que, por el contrario, en lo sucesivo son los cuatro ediles que le responden al intendente quienes deberán construir los consensos para gobernar. "Que Giacomino reclute su nueva mayoría con (Ramón) Mestre, el peronismo o quien sea, pero eso ya no es responsabilidad nuestra", insistió, desentendiéndose de esa cuestión.

Según Juez, como el actual intendente se pasó sin escalas al kirchnerismo, sus concejales "no le deben lealtad administrativa, ni política". En ese sentido, reivindicó su decisión de colocar a Nostrala al frente del bloque porque lo considera el hombre indicado para "desnudar todas las contradicciones" de Giacomino.

Conciliador. Por otro lado, el ex intendente intentó minimizar el anuncio de cinco edilas del Frente Cívico (Graciela Treber, Mónica Cid, Marta Juárez, Teresa Saravia y Laura Ortiz) de abrirse y crear una bancada propia, disconformes con el nombramiento de Nostrala. "Son mis amigas y soy el responsable de que hayan integrado nuestra lista. No hay posibilidad de pelearme con ellas", dijo Juez, optimista en encaminar un diálogo para "restañar heridas" con las legisladoras.

"No hablo de recuperarlas, porque creo que no se han ido a ningún lado. Son gente honorable. En nuestro espacio tenemos discusiones y entiendo que estén enojadas, pero no las veo apoyando a Giacomino", aventuró. Esto, sin perjuicio de admitir que las cinco concejalas pueden llegar a formalizar un bloque propio "si así se sienten cómodas", lo que a su juicio no será impedimento para que sigan vinculadas a él y al Frente Cívico.

También remarcó que con esas cinco mujeres lo une un "afecto personal" (varias fueron funcionarias durante su gestión), que no es el caso, según dijo, de otros ediles que se fueron del bloque y recalaron en el giacominismo, como Gustavo Barrionuevo (de procedencia radical) y la peronista-kirchnerista Virginia Pagnanini.

Paños fríos con el vice

Amigos. Luis Juez intentó minimizar sus diferencias con Carlos Vicente, con quien dijo compartir la visión de la política, más allá de "diferencias metodológicas" que se puedan saldar "con diálogo". Dijo estar "seguro" de que Vicente "no comparte" el rumbo de la gestión de Giacomino.

Candidato. También le adjudicó fuertes chances a Vicente de disputar la candidatura a intendente en 2011 por el Frente Cívico.

Comentá la nota