Juez Armella informó a obispos ejecución del saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo

El juez federal de Quilmes, Luis Armella, informó a la Conferencia Episcopal Argentina los alcances del proceso de saneamiento de la cuenta Matanza-Riachuelo, cuyo plan de ejecución tiene a su cargo por orden de la Corte Suprema de Justicia.
Ante los obispos, el magistrado destacó este jueves que el Banco Mundial otorgó un préstamo internacional por 840 millones de dólares que, a su entender, permitirá llevar a la práctica un plan de salud de emergencia, iniciar la limpieza de los márgenes del río y realizar obras de agua potable, desagües cloacales y pluviales en los municipios de la cuenca.

Armella precisó que ese préstamo se destinará a un mayor control industrial y también al "fortalecimiento institucional" de la autoridad de la cuenca Matanza-Riachuelo (ACUMAR).

Ese organismo elevó recientemente un planteo ante la justicia federal para postergar el inicio de las tareas de limpieza de ese curso hídrico, pero fue desestimado.

Armella confirmó que antes del 1ro de noviembre ACUMAR deberá iniciar un plan de obra para el saneamiento del camino de sirga -márgenes del río- y antes de fin de año tendrá que comenzar tareas de expansión de la red de agua potable, saneamiento cloacal y desagües pluviales.

El juez concurrió a la sede del Episcopado con el secretario del juzgado, Pablo Wilk, para informar a los obispos sobre las implicancias del saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo que de concretarse, estimó, tendrá efectos sobre millones de habitantes tanto en lo referente al medio ambiente como a la mejora de la calidad de vida.

Armella fue recibido por el titular del Consejo Episcopal de Pastoral de la Salud, obispo Luis Stöckler (Quilmes), y otros prelados con jurisdicción pastoral en diócesis ubicadas en esa cuenca hídrica.

Tras la información brindada por el magistrado se realizó un intercambio con los obispos, que manifestaron "seguir acompañando" el plan de saneamiento que debe llevarse a la práctica, según se informó.

Esta es la segunda vez que el juez visita el Episcopado. En noviembre de 2008 fue recibido por el titular de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, Jorge Casaretto, quien manifestó el "completo apoyo" de la Iglesia al proceso de limpieza y mejoras ambientales en la cuenca hídrica.

La Corte Suprema ordenó el 8 de julio de 2008 el saneamiento total de la cuenca Matanza-Riachuelo y advirtió que sancionará con multas diarias a quien no cumpla con los plazos establecidos.

El fallo afecta al Estado Nacional, a la provincia de Buenos Aires, a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y a más de cinco millones de personas que se ven perjudicadas por la contaminación.

Desde hace 200 años que la cuenca Matanza-Riachuelo sufre la contaminación de industrias, que hoy son más de 3 mil, además de villas miserias y basurales ilegales que brotan en sus bordes. Infartos, leucemia, abortos espontáneos y el doble de la mortalidad infantil que en el resto de la provincia de Buenos Aires son sólo algunas de las alertas de lo grave de un problema en el que se dilapidaron millones y no se obtuvieron resultados.

Comentá la nota