El juez se apuró y ordenó los dos ADN

El juez se apuró y ordenó los dos ADN
Marcela y Felipe Noble Herrera irán a las 8 a la sede del Cuerpo Médico Forense, en la sede de Tribunales, para que se tomen las muestras de sangre. Abuelas de Plaza de Mayo objeta las condiciones y el cruce limitado con las posibles familias biológicas.
En una decisión tan inédita como ilegal, el juez federal Conrado Bergesio dispuso que hoy a las 7.30 el Cuerpo Médico Forense tome muestras de sangre de Marcela y Felipe Noble Herrera, en la causa que debe determinar si los bebés adoptados en 1976 por la dueña de Clarín son hijos de desaparecidos. Además de la violación a la ley que regula el Banco Nacional de Datos Genéticos, Abuelas de Plaza de Mayo denunció que la medida tiene otras irregularidades: la notificación a la querella llegó menos de 24 horas antes y por teléfono. La escasa anticipación impidió al organismo apelar la resolución y presentar un perito de parte que controle la obtención del ADN. "La medida es ilegal e ineficaz y sólo dilatará más el descubrimiento de la verdad, prolongando el sufrimiento de las víctimas", señalaron desde la asociación que preside Estela de Carlotto.

Hace sólo dos meses, el Congreso Nacional dictó la ley 26.548. La norma dispone expresamente que cuando se investiga si una persona es hija de desaparecidos los análisis de ADN deben efectuarse exclusivamente en el Banco de Datos que funciona en el Hospital Durand, pues este organismo cuenta con las muestras genéticas de las familias de los desaparecidos y realiza los estudios en forma directa.

En la orden que dio ayer, el juez Bergesio no tuvo en cuenta esta normativa y dispuso la toma de ADN a la medida de lo que pretenden los hijos de Ernestina Herrera de Noble. Desde 2003, Marcela y Felipe condicionan su voluntad de dar una gota de sangre a que la muestra sólo se cruce con dos de las familias querellantes y que el examen se haga fuera del BDG.

El magistrado, que heredó el expediente hace siete años, también desoyó el fallo que acaba de dictar la Cámara Federal de San Martín y que hace alusión al fallo "Prieto" de la Corte Suprema. Según esa resolución, si los hijos adoptivos de Ernestina se niegan a ceder su sangre Bergesio está habilitado para tomar el ADN de alguno de sus objetos personales a través de un allanamiento.

La notificación de la medida dispuesta por el juez llegó a oídos de las Abuelas ayer a las 13 y por teléfono. "A esa hora ya no teníamos posibilidad de apelar ni de denunciar que la medida de prueba es ilegal e incumple el fallo de la Cámara", señaló el abogado de Abuelas, Alan Iud, quien aclaró que igual interpondrán los recursos legales necesarios "para garantizar que de una vez por todas se realice una investigación eficaz e independiente".

Marcela y Felipe Noble Herrera fueron adoptados por la directora del multimedios en 1976 a través de trámites que, según se acredita en el expediente judicial, son irregulares y contienen información falsa.

La causa que investiga si Ernestina se apropió de hijos de desaparecidos está en manos de Bergesio desde 2004. Ese año el juez Roberto Marquevich fue destituido por el Consejo de la Magistratura luego de ordenar la detención de Noble y la extracción compulsiva de sangre a sus hijos adoptivos.

Durante los meses en que Ernestina de Noble adoptó a Marcela y Felipe, más de 30 mujeres dieron a luz en cautiverio. Sus hijos fueron robados y apropiados, y aún hoy continúan sin conocer su verdadera identidad.

Comentá la nota