El juez analiza 290 llamadas entre el espía y la Policía porteña

La mayoría son con el ex jefe de la Metropolitana y con su reemplazante.
El juez federal Norberto Oyarbide sobre los procesamientos del espía Ciro James y los otros implicados en la causa de las escuchas telefónicas. Ayer, fuentes de su juzgado señalaron que están bajo análisis 290 llamadas de los últimos dos meses entre James y el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño donde funciona la nueva Policía porteña.

Según trascendió, la mayoría de esas comunicaciones telefónicas del espía fueron con el ex jefe de la Policía porteña, Rodolfo "El Fino" Palacios, y con su sucesor, Osvaldo Chamorro.

"Todas las llamadas eran entre las mismas personas: James con Palacios, con Chamorro, con dos personas de apellido Ontiveros (una de ellas sería el virtual segundo de Palacios) y Eduardo Orueta (superintendente de Personal de la policía local)".

De acuerdo a las mismas fuentes citadas por la agencia DyN, también se detectaron 29 llamadas entre James y el Ministerio de Educación. "Son llamados telefónicos tradicionales, no mediante sistema tipo radiollamados", aclararon las fuentes.

Las fuentes judiciales señalaron que Oyarbide definirá el lunes tanto los procesamientos de James como de los policías de Misiones Diego Guarda (ex auxiliar de Inteligencia de la fuerza de seguridad de esa provincia) y Raúl Rojas (ex jefe de Homicidios de la misma institución). Desde Misiones, se ordenó la pinchadura al teléfono de Sergio Burstein, familiar de una de las víctimas del atentado a la AMIA.

Desde el Ministerio de Educación de la Ciudad, a cargo de Mariano Narodowski, le enviaron al juez un informe donde confirman que James, cuando trabajaba como asesor de ese Ministerio, tenía "un contrato de locación de servicios por 6.000 pesos mensuales", o sea el ingreso más alto en ese tipo de contrataciones. El juzgado había enviado un oficio al Ministerio pidiendo explicaciones sobre "la función que cumplía James por esa suma y por qué tenía un contrato tan alto".

También confirmaron que se enviaron oficios al club Boca Juniors y al Correo Argentino para que informen si James trabajó en esos lugares. No obstante, Boca ya anticipó a través de un comunicado que, según sus registros, James no había tenido "ninguna vinculación laboral" con la entidad.

Comentá la nota