El juez Álvarez Canale ordenó liberar la ría y los accesos terrestres a puerto

El juez federal Alcindo Álvarez Canale determinó la liberación del piquete en la ría por parte de Prefectura Naval y de los cortes en los accesos terrestres a puertos, por parte de la Policía Provincial.
El magistrado aclaró que se le ordenó a las autoridades que cumplan de inmediato con el desalojo y que las personas que realicen la tarea no lleven armas de fuego.

"Hay que preservar la integridad física de los manifestantes que deberán cumplir las órdenes como corresponda", agregó Álvarez Canale. (LU2)

El ministro Monzó se comprometió a resolver el problema

El ministro de Asuntos Agrarios de la provincia, Emilio Monzó, dijo esta tarde que el reclamo de los pescadores artesanales es "urgente" y se comprometió a hacer las gestiones para resolver la situación de los trabajadores que piden un subsidio por la merma en su actividad.

El funcionario se reunió esta tarde en el puerto de Ingeniero White con el secretario de Economía comunal Hugo Borelli, el presidente del Consorcio de Gestión del Puerto Jorge Otharán y representantes de la Cámara de Pescadores.

El presidente de la Cámara de Pescadores, Pedro Santos, dijo que "quedaron conformes porque hubo un acercamiento", pero igualmente seguirá la protesta hasta que haya una "propuesta firme".

"Pedimos entre 600 y 700 mil pesos. No podemos hablar de levantar el corte si no aparece el paliativo que estamos necesitando. Si mañana hay una buena contestación nosotros creemos en su palabra", agregó Santos.

Cortaron el acceso a puertos

Familiares de los pescadores artesanales cortaron desde las 6:30 los accesos al puerto de Ingeniero White con una manifestación en la que se quemaron gomas en reclamo de un subsidio ante la ausencia de pesca en el estuario bahiense

Los trabajadores reclaman, desde el lunes 26 de enero, 630 mil pesos mensuales en total, como un paliativo hasta que aparezca una solución perdurable, la prohibición de captura en la zona de Riacho Azul y, principalmente, a su terminal situación económica.

Ayer unos de los dirigentes de los pescadores, Claudio Onorato, se encadenó a una boya y dijo: "No me pienso ir. Y si Dios quiere, me voy a morir aquí como mi papá. No saben hasta dónde podemos llegar nosotros. Si no hay una solución, me voy a tirar al agua, me voy a suicidar...". (LNP y LU2)

Comentá la nota