Jueves Santo.

BOCA: Boca apuesta a lograr un triunfo ante Guaraní para dar un gran paso en la Copa, jugar con un mix en Pascuas contra Estudiantes y pensar en el otro domingo, cuando se venga River...
¿Tenés los anchos? ¿Los dos? Matá y vení... Entonces juego, me guardo, y te liquido. Esa es la idea que ronda en la pelada cabeza de Ischia desde hace unos días. Las dos obsesiones tienen nombre y apellido: Copa y River, aunque entre ellas mucho no se quieran. Así las cosas, pues, con el calendario de abril más apretado que el subte B a las 8 y media de la mañana (ver Era en...), Ischia ya fijó sus prioridades: derrotar a Guaraní en un jueves que sea más santo que nunca, dar un paso gigante en la clasificación y conseguir la paz necesaria para armar un mix, frente a Estudiantes, el domingo de Pascuas. Y de ahí en más, queda una semana entera para pensar cómo borrarle todos los rulos al River de Gorosito.

La idea, entonces, es poner titulares el jueves frente a los paraguayos. A pesar de que ya suma nueve puntos en el grupo y tiene el pase a octavos de final casi en el bolsillo, una victoria le permitiría seguir avanzando en la búsqueda del primer lugar de la tabla general. ¿Qué beneficios trae? Ni más ni menos que definir todo el certamen (final incluida) de local. Y más allá de que en sus exitosas aventuras coperas del siglo XXI, Boca ya ha dado muestras de sobra de que no le asusta cerrar las series en el exterior, es un elemento que suma a la hora de analizar el futuro inmediato. De hecho, unos días antes del arranque de la Copa, Ischia había avisado que "hay que clasificar antes de la última fecha". El objetivo del técnico es no sufrir con la calculadora (como ya le sucedió a Russo en la edición del 07, por ejemplo, cuando dependió de una goleada a Bolívar) y, además, quiere darse el lujo de poder visitar al Deportivo Cuenca (tres días después del superclásico) con un equipo alternativo. Teniendo en cuenta que el viaje a Ecuador se presume agotador con el antecedente de la travesía para enfrentar al Táchira, suena lógico. Ah, un detalle: a los tres días del regreso de Ecuador, hay que visitar a Central. Y si Boca repunta en el campeonato local...

El campeonato local es el otro tema. ¡Y qué tema! A siete puntos del líder Lanús y con todas las energías puestas en volver a conquistar América, el sueño de la doble corona parece difícil. Igual, los jugadores no se bajan. "Si ganamos tres o cuatro partidos seguidos, nos ponemos a tiro", dijo ayer Nico Gaitán. "Queremos seguir dando pelea", afirmó Mouche. Los dos resumen el pensamiento general. La premisa es alcanzar al puntero, sí, pero el verdadero objetivo es el superclásico. Por eso, el Pelado guardaría a varios soldados este domingo en La Plata y pondrá toda la artillería pesada el 19. Es más, la duda sobre poner o no a Vargas con Guaraní radica en que el técnico tiene miedo de que el colombiano se resienta de su lesión muscular y se pierda el partido ante River. Entonces, ante la mínima incertidumbre, no lo arriesgarán.

El que quizá sí esté contra Estudiantes sea Morel Rodríguez, quien se recupera del desgarro en el gemelo de la pierna derecha y necesita sumar minutos para llegar con ritmo al Súper. Mientras Riquelme, por caso, será de la partida ante Guaraní y descansará frente al Pincha. El técnico lo quiere al 100% en lo físico y en lo mental para los juegos más picantes y que más lo motivan.

Si el que avisa no traiciona, Ischia se puede jactar de no ser considerado un traidor. Ya en la pretemporada de Tandil y cuando el 09 despuntaba sus primeras hojas, había avisado que la prioridad era la Libertadores. Y el partido frente a River, por más que no haya aparecido por aquel entonces en la agenda pública, siempre es tomado como algo especial ("es el primer partido que uno busca en el fixture", dijo Ischia el viernes). Por eso, Boca se prepara para los dos compromisos más importantes del mes. El primer lugar en la general de la Copa y una victoria superclásica le darían un envión importantísimo para afrontar el desenlace copero y doméstico.

¿Tenés los dos anchos? Poné uno y vení. Guardate el otro para liquidar.

Comentá la nota