Juego: polémica por una medida de Scioli.

No renueva la concesión a una firma española y abre paso a la entrada de nuevos actores.
El gobierno bonaerense decidió no prorrogar la licencia a la empresa española Codere para que siga explotando las tragamonedas del Bingo de La Plata, en una medida que, según operadores del sector, abre las puertas para que las maquinitas se muden al Hipódromo de La Plata y a las agencias hípicas de toda la provincia de Buenos Aires.

Desde lo formal, la licencia de Codere, otorgada hace 15 años, había vencido en 2007, pero obtuvo renovaciones hasta el 28 de diciembre pasado. La compañía, que maneja otros 14 bingos en la provincia, ahora obtuvo seis meses de gracia, hasta el 26 de junio, cuando debe dejar la sala de juego, uno de sus dos negocios más importantes, junto con la sala de Lomas del Mirador.

La información se conoció porque Codere informó a la Bolsa de Valores, en Madrid, de la decisión del gobierno bonaerense, ya que afecta sus negocios. La novedad provocó una caída de sus acciones.

El Bingo de La Plata, con 500 máquinas, facturó en 2007 más de 20 millones de euros, un 11% del total que logró Codere en sus salas bonaerenses. El 34% de sus ganancias, una vez que pagó premios, es lo que paga a la provincia como canon.

La empresa, comandada aquí por Luis Lauredo, un ex embajador norteamericano de Bill Clinton en la OEA y colaborador de Barack Obama en su campaña, analiza los pasos por seguir y evalúa un reclamo judicial, dijeron a LA NACION sus voceros.

En la Lotería de la Provincia dijeron no tener información y prometieron datos para el lunes próximo, pues estaban ocupados con el lanzamiento, anoche, de la primera bola en el casino de Mar del Plata.

Especulaciones

La decisión del interventor en la Lotería de la Provincia, Luis Peluso, abrió un juego de especulaciones entre empresarios del sector y legisladores de la oposición.

Los bingos bonaerenses no se otorgan por licitación, sino que su explotación está en manos de organismos de bien público que contratan operadores. En el caso de La Plata son La Fundación Florencio Pérez, la Fundación Estadio Ciudad de La Plata y la Cooperadora del hospital Sbarra (ex Casa Cuna).

Codere estaba analizando diversas opciones ante la inminencia del vencimiento del permiso. Entre ellas, pagar un canon mayor a cambio de extender las otras licencias, que aún no estaban por vencer, pero el fiscal de Estado platense, Ricardo Szelagowski, dictaminó que no había motivos para prorrogar lo que aún no había caducado.

Las negociaciones no llegaron a buen puerto y Codere sólo obtuvo una gracia de seis meses para dejar sus operaciones en la capital bonaerense. Empresarios del sector especularon con que esto obedece a que como queda un municipio sin tragamonedas, en esos meses desembarque allí el grupo que maneja el Bingo de Pilar, donde tienen intereses Ricardo Glazman, junto con el esposo de Valeria Mazza, Alejandro Gravier.

Pero el plan consistiría en que las máquinas se mudaran a la vereda de enfrente del bingo, es decir, al Hipódromo de La Plata. No se trataría de colocar más tragamonedas, sino la misma cantidad, para no irritar a las autoridades eclesiásticas. Y abriría la puerta, además, para que las maquinas se coloquen en el Hipódromo de San Isidro.

El diputado de la Coalición Cívica Walter Martello comparte esta idea. "Si se diera la situación de vincular legalmente la explotación de las tragamonedas con el hipódromo, la operatoria podría ser que instalen las maquinas en las agencias hípicas de la provincia y presentar un recurso de amparo si hay impugnación", especuló. La idea espanta a la Iglesia.

Un antecedente respalda las suposiciones del legislador: un acta a la que accedió LA NACION que firmaron Peluso y los gremios del sector señala: "La totalidad de las representaciones gremiales e institucionales solicitan la urgente instalación de máquinas slots en el Hipódromo de La Plata para sustentar la grave crisis que vive el circo hípico. El mismo requerimiento se hace extensivo al Hipódromo de San Isidro".

Comentá la nota