Los que juegan para Casi.

En estos comicios se eligen concejales, quiere decir que la gestión de Ricardo Casi no está en juego. ¿O sí? ¿Quiénes juegan para él?.
En el caso de nuestra ciudad, el 28 de junio se renovará la mitad del Concejo Deliberante y del Consejo Escolar; y además se elegirán diputados provinciales, que en el caso de la Segunda Sección Electoral, se trata de once puestos a cubrir.

Enfocando directamente en el plano local, al tratarse de elecciones legislativas no aparece en juego la gestión del intendente, ¿o sí? Ricardo Casi tiene mandato hasta el 2011 por lo cual su administración no aparece comprometida, aunque queda claro que si su sector no alcanza un número de concejales que le permita manejarse con autonomía el desarrollo de la gestión aparecerá comprometido. Si Casi tiene mayoría propia podrá seguir avanzando la Municipalidad; por el contrario, si no lo logra, la oposición, en sus diferentes expresiones, ya pensando en las elecciones para intendente de dentro de dos años hará todo lo posible por dificultar la administración. De esa forma se debilita la potencia de Casi como eventual candidato, aunque ello sea a costo de perjudicar el desarrollo y el crecimiento de la ciudad y de las localidades del Partido.

El intendente Casi pasará a la historia grande por la impresionante cantidad de obras que dejará cuando finalice su segundo mandato. Una nómina sin precedentes desde la creación del Fortín de las Mercedes. Nadie hizo tanto como él. Esto juega a su favor. Y son muchos los vecinos que aún sin pertenencia partidaria se suman a los muchos seguidores del Frente para la Victoria.

Dirigentes de clubes deportivos y de algunas otras instituciones en estos días se han mostrado muy a favor de votar a la gente de Casi, como una forma de garantizar el futuro. También vecinos de diferentes barrios se han sumado a hacer campaña por agradecimiento a las mejoras producidas por la actual gestión en diferentes sectores de la ciudad, históricamente postergados y que nunca como ahora accedieron a adelantos que les han cambiado sustancialmente la calidad de vida.

También gente de los pueblos, conformes con lo recibido, juegan a favor de Casi. Todo ello lleva a pensar en un amplio respaldo al intendente al votar la nómina que encabeza Carlos Traficante. Todo ello no sería novedad y forma parte de lo previsible, lo que realmente llama la atención es que muchos candidatos de la oposición, por sus indefiniciones, también terminan jugando para Casi.

Cuando la campaña entra en su último tramo no se ha escuchado nada nuevo; no hay sorpresas, no se escuchan cosas novedosas ni nada distinto a los discursos repetidos de todas las campañas. Tampoco hay candidatos que despierten respaldo por sí solos; entonces ¿para qué cambiar de rumbo?, es lo que se pregunta mucha gente.

Las listas opositoras no logran entusiasmar. En algunos casos son las mismas caras de siempre y en otros casos, la gente nueva no produce adhesiones precisamente por su falta de antecedentes. En cualquier caso, ¿qué aporte significativo le podrían hacer al Concejo Deliberante? Por eso el razonamiento mayoritario es que en estas condiciones lo mejor es garantizarle al intendente un número suficiente de concejales para que su gestión no sufra tropiezos, y pueda completar los dos años que le restan concretando la notable cantidad de obras públicas que ha conseguido para Colón.

Comentá la nota