La AFA juega fuerte.

La AFA juega fuerte.
Los dirigentes del fútbol no aceptaron un adelanto de $ 40 millones que les ofreció la televisión para responder a sus deudas; se decidió no empezar el torneo, en busca de una solución de fondo: cobrar por cada abonado al cable.
Julio Grondona, en nombre de la AFA, hace su jugada. Los dueños de los derechos de la televisión contestan con la suya. La dirigencia del fútbol responde con mayor dureza? Así transcurrió el martes, el esperado día en el que debía haber novedades respecto del comienzo del torneo el viernes 14. Y, más allá de los caminos que toma la negociación, la agitada jornada terminó con la decisión unánime del comité ejecutivo de la AFA de no empezar el torneo en estas condiciones.

La novedad es que la AFA tiene una oferta de 40 millones pesos de la TV para saldar las actuales deudas de los clubes. Sería un adelanto de los pagos futuros: a partir de la próxima temporada el fútbol recibirá 268 millones de pesos. Entonces, el monto se descontaría paulatinamente de los 22,33 millones que los clubes reciben por mes. Mientras tanto, Futbolistas Argentinos Agremiados constató que la deuda que todavía tienen con ellos las entidades asciende a 31,6 millones de pesos.

Grondona se reunió con Alejandro Burzaco, el CEO de Torneos y Competencias. Si bien no hubo acuerdo, las charlas tuvieron un tono menos tenso que las del lunes. El presidente de la AFA escuchó el ofrecimiento de la empresa y no respondió. Sabe que todavía tiene margen en este tira y afloje que gobierna el fútbol en el presente. Y por eso su intención no es obtener la salida transitoria, sino una solución definitiva. Como dijo por la noche en la AFA: "Con la plata que nos da la TV no alcanza. El fútbol no se merece este monto. Nosotros de una vez por todas queremos que se den cifras de lo que se merece el fútbol". Y como reafirmó en esta misma línea Alejandro Marón, el presidente de Lanús y uno de los hombres fuertes de la AFA: "Estamos acostumbrados a ceder, pero el fútbol hoy reclama los recursos que merece. Queremos una solución de fondo".

Más allá del legítimo deseo de conseguir más ingresos, fuentes presentes en el cónclave deslizaron que tanto Grondona como Sergio Marchi, el secretario general de Futbolistas Argentinos Agremiados, no confían en el manejo que hacen la mayoría de los dirigentes en los clubes. En definitiva, fueron ellos los mayores culpables de la situación actual por administrar mal los recursos de las instituciones.

Por eso, para encontrar una solución contundente, el fútbol piensa que la salida amplia es cobrar un aumento a los abonados. Es más: se apunta a blanquear el número de gente que paga por tener los canales de cable. "Con 12 pesos más por abonado, se solucionaría todo", piensa Grondona. Sus cálculos y los de los dueños de los derechos de la televisión difieren, pero el promedio es de seis millones de personas. Las matemáticas indican que esos 12 pesos más darían 72 millones de pesos mensuales, un aumento anual de 864 millones de pesos. "¿Del básico (del servicio de cable) no habrá doce pesos por abonado?", se preguntó Grondona dando a entender que ése es el dinero que quiere recibir la AFA por cada persona que contrate el servicio de cable y eliminar así el pay per view (codificados).

Los dichos de Don Julio generaron innumerables quejas de la gente, que en las distintas páginas de Internet reclamaron con un mensaje en común: "¿Por qué nosotros tenemos que pagar las malas administraciones de los dirigentes del fútbol?".

Es un camino difícil de tomar. El problema es que incluye a muchos actores más para esta novela, además de que el aumento sería solventado por la sociedad. El Director de Contenidos de la Red Intercable, organización que agrupa a más de 500 operadores de cable pyme en toda la Argentina y presidente de la Asociación Pampeana de TV Cable, Lucio Gamaleri, respondió a las inquietudes de la AFA: "La televisión por Cable contribuye de manera significativa a sostener al fútbol argentino".

A través de un comunicado, Gamaleri rechazó las versiones que pretenden vincular el problema del comienzo del torneo con la industria de la televisión por cable. "La tendencia mundial es que al fútbol lo paguen quienes lo quieren ver. Por eso, tanto en Europa como en América latina la mayoría de los partidos son codificados. Esto es democrático, porque cada uno decide lo que quiere ver y paga por ello, y nadie le impone nada al resto. Lo contrario sería autoritario. Lo que paga el cable por el fútbol está por encima de los parámetros internacionales. Por eso hay cables que optaron por resignar el fútbol, porque no les cierran los costos", afirmó el empresario.

Mientras cada uno juega a su manera, surge una pregunta: ¿qué pasa si la AFA mantiene su posición el martes próximo y definitivamente el torneo no empieza? ¿Se estaría ante un incumplimiento del contrato firmado con TSC (Televisión Satelital Codificada)? "Si es por una semana no se podría pensar en una falta grave. Igualmente, el problema sería de los clubes porque tendrían inconvenientes con el financiamiento de sus cuentas", expresó una fuente vinculada con la negociación por el lado de los empresarios televisivos.

El agitado martes había empezado con una reunión entre Grondona y el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, en la que se trató la deuda de los clubes con el fisco, estimada en alrededor de 300 millones de pesos. "Los clubes que aún no cancelaron sus deudas impositivas, tienen la posibilidad de sumarse al Acuerdo Fiscal que caducará el 31 de enero", expresó Echegaray, en otra forma de ayudar en el camino que todos quieren: que el fútbol comience normalmente. Y habrá que ver quién gana el otro partido: el de la lucha de poderes.

Comentá la nota