El juecismo espera pero se prepara

«Seguimos con la ñata contra el vidrio, pero del lado de afuera», graficó ayer un dirigente juecista.
En el Partido Nuevo aseguran que aguardarán con la boca cerrada (todo un detalle considerando que su jefe es Luis Juez) el final de las negociaciones internas en el radicalismo. Recién entonces hablarán con el vencedor, siempre que éste sea aliancista.

Mientras tanto, el juecismo continúa bordando una estructura de punteros y fiscales en el interior provincial, para no repetir el exceso de confianza con que pecaron en 2007.

Igual, guardan esperanzas de un acuerdo, lo que queda patentizado en la férrea negativa a dar a conocer nombres de candidatos propios a senadores y diputados nacionales.

«No vamos a manosear a nadie, porque si después arreglamos con el radicalismo esos nombres se pueden caer», explicó el juecista consultado.

Comentá la nota