Jueces negocian otro incremento de sueldos retroactivo a octubre

La negociación se lleva adelante en la Nación y los resultados se conocerán en los próximos días. Pero si se concreta el pedido de los jueces federales -a cuyos sueldos están atados los haberes de los locales-, los magistrados de la provincia deberán cobrar otro 10 por ciento de aumento salarial, que se sumaría al 20 por ciento logrado este año.
La noticia generó preocupación en el Ejecutivo provincial, porque los últimos dos aumentos que lograron los magistrados este año -10 por ciento desde mayo y 5 por ciento a partir de agosto- aún no se han pagado, a causa del desfinanciamiento que sufren las cuentas locales. El temor en la Casa de Gobierno es que los incrementos terminen en una judicialización que borre de un plumazo todo lo logrado en el último acuerdo firmado por Celso Jaque en el 2008. En aquel momento, la Provincia invirtió nada menos que 13 millones de pesos para cerrar un acuerdo que permitiría el fin de cientos de reclamos judiciales -en general relacionados con la antigüedad o los recortes salariales ejecutados durante la administración del radical Roberto Iglesias- y, por esto es que se teme la gestación de nuevas causas contra el Estado.

El beneficio obedece a que, gracias al acuerdo firmado en el 2008, los sueldos de los jueces locales quedaron atados a los del Poder Judicial de la Nación. Así, en abril comenzaron a percibir de manera retroactiva a enero 5 por ciento de suba, que le costó a la Provincia 3,5 millones de pesos, que no estaban presupuestados.

Para pagar ese 15 por ciento de aumento en dos partes se necesitarían algo más de 8 millones de pesos que, por supuesto, no se podrán obtener de la mayor recaudación y mucho menos del ajustado presupuesto. A esto habría que sumarle los tres meses de 10 por ciento de aumento más que están por lograr.

Pero si Jaque no les paga, los magistrados podrían elevar un reclamo judicial, porque el enganche de los magistrados con la Nación fue acordado el año pasado, cuando se firmó el fin del conflicto con ese Poder, y, ahora, la Provincia está intimada para pagarlo, porque así lo establece el compromiso.

Son 400 los magistrados y funcionarios con rango judicial, como los miembros del Tribunal de Cuentas y el contador general de la Provincia, que deberán cobrar el aumento. hermetismo. El conflicto por el enganche se viene discutiendo a puertas cerradas en el Ministerio de Hacienda desde hace más de tres meses. Sin embargo, ninguna de las dos partes había dejado trascender ni un solo detalle. Ayer, cuando se supo del nuevo aumento que estarían por lograr los magistrados nacionales, se profundizó el malestar y sólo en off se animaron a arriesgar que podría

desembocar en una catarata de demandas para el Estado.divididos. Mientras, desde el Poder Judicial, nadie quiso confirmar la información pero tampoco la negaron. Es que en ese poder hay un enfrentamiento por los aumentos que en los últimos meses ha logrado dividir las aguas. El tema es que cuando El Sol reveló el último aumento de 15 por ciento que aún está pendiente -en su edición del 14 de octubre- el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Nanclares, se molestó y consideró que el pedido era poco oportuno, puesto que por esos días había trascendido que el Gobierno no podía pagar los medicamentos y los proveedores amenazaban con suspender las entregas. 

Sin embargo, desde la Asociación de Magistrados, su titular, Osvaldo Farrugia, se pronunció a favor de cobrarlo, porque había sido un logro del famoso pacto firmado en el 2008 y que fue mostrado como el principio de la paz entre los dos poderes. Es más, días después de que Nanclares considerara el reclamo poco oportuno, la Asociación elevó una carta al Ejecutivo para pedir que se pagara de los ahorros que ese poder había ejecutado sobre su presupuesto. Estos ahorros eran sobre lo que no se había podido ejecutar, esto es nombramientos de cargos que estaban destinados a la implementación del nuevo Código Procesal Penal que, finalmente, no se pudo extender a toda la provincia, precisamente por falta de fondos.complicado. Funcionarios del Ejecutivo esperan ansiosos la llegada del gobernador para saber cuáles son los pasos a seguir en el camino del endeudamiento. Y en este escenario, jueces y municipales se suman a las preocupaciones de la caja, con fondos que resultan cada vez más escasos.

Comentá la nota