Jueces y funcionarios presentaron su propuesta de reforma judicial.

Con manifestaciones de 15 minutos en todo el país, los jueces y funcionarios de los poderes judiciales y ministerios públicos provinciales presentaron ayer su propuesta de reforma judicial contra la inseguridad.
El plan que impulsa la Federación Argentina de la Magistratura (FAM) prevé, entre otras ideas, la creación de un fondo estructural para agilizar esta reforma, que se priorice la atención de los casos penales graves, que la mediación se convierta en la primera respuesta ante una demanda de intervención judicial y que se establezcan juzgados y procedimientos diferenciales para atender los casos de autores de delitos que fueran sorprendidos al momento de cometerlos o inmediatamente después.

En Salta la concentración, según afirmaron los jueces y funcionarios, en realidad una forma de expresar "la preocupación del sistema judicial en su conjunto y la firme voluntad de participación en la construcción de soluciones", se hizo en la planta baja de la Ciudad Judicial.

Se destacó la ausencia de los miembros de la Corte de Justicia; según se informó extraoficialmente, los jueces decidieron no bajar porque no llegaron a un acuerdo. En cambio, sí participó el Procurador General, Pablo López Viñals.

En ausencia del presidente de la FAM, el camarista Abel Fleming, la secretaria de esta organización, la jueza Beatriz Renzi, leyó el documento de la entidad. Allí se indica que por año se judicializan más de 4 millones de conflictos, casi la mitad son conflictos penales.

"Con esta cantidad de casos, no puede convivir la población ni el sistema judicial, se haga con él lo que se haga. Las cárceles del país están superpobladas, las leyes penales fueron endurecidas y la situación no cambia", enumeró la FAM antes de recordar que la reducción de estos conflictos "es tarea, antes que nada, ciudadana.

La política debe liderar los procesos de acuerdo y cambio, con planes urgentes y concretos que incluyan educación y participación para compartir el esfuerzo en el sostenimiento de la ley".

Con esta aclaración de que la problemática excede "la competencia y responsabilidad judicial", la entidad enumeró sus propuestas. El objetivo de "descargar de los sistemas judiciales 2.000.000 de casos por año", se logrará en parte con una prevención eficaz, en parte cambiando el sistema para hacerlo "más ágil e informal, de justicia simplificada y de proximidad geográfica".

Que se lleven a cabo planes integrales de fomento a la mediación extrajudicial, de manera de convertirla en la primera respuesta a la demanda judicial, "para que sean las propias partes interesadas las principales protagonistas del hallazgo de la solución".

Fleming encabezó la manifestación en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Allí dijo que la respuesta a la convocatoria fue masiva.

Comentá la nota