Jueces y fiscales expusieron su postura en pos de mejorar la Justicia.

Jueces y fiscales del Departamento Judicial de Junín se encolumnaron tras la serie de peticiones formuladas por la Federación Argentina de la Magistratura, en pos de "mejorar la calidad de la seguridad y la Justicia".
Con esa inquietud como eje, los principales funcionarios del sector escucharon al presidente del Colegio de Magistrados de Junín, Domingo Vicente Rizzo, leer el documento donde se sugieren las reformas orientadas a revertir el colapso actual.

Asimismo, convocaron a una concentración de quince minutos en Tribunales, como manera simbólica de hacer notar su preocupación.

En su lectura, desarrollada en la sala de audiencias del sexto piso tribunalicio, Rizzo indicó que "el sostenido aumento de los casos judiciales, penales y de todo tipo afligen a la sociedad, prisionera entre el miedo y la impotencia".

"También la Justicia padece la situación. Argentina produce más de cuatro millones de conflictos que se judicializan por año. De ellos, una cifra cercana a la mitad corresponde a asuntos penales, con los cuales no puede convivir ni la población ni nuestro sistema", agregó.

Como primera moción sostuvo que hace falta un nuevo pacto respecto de la vigencia de la ley y el respeto por los derechos del otro, cuestiones que no pueden quedar libradas a la sola acción del control estatal.

En paralelo se deben tejer "planes urgentes y concretos que incluyan educación y participación para compartir el esfuerzo en el sostenimiento de la ley".

Justicia simplificada

Más adelante incorporó el concepto de simplificar la Justicia, con una receta nada fácil de llevar a la práctica: "Descargar dos millones de casos por año, en parte evitándolos mediante prevención eficaz y transfiriéndolos a un nuevo mecanismo más ágil e informal, de justicia simplificada y de proximidad geográfica".

El escrito de los magistrados afirma que es necesario llevar la mediación a un punto que la convierta en "el primer nivel de respuesta al conflicto, para que sean las propias partes interesadas las principales protagonistas del hallazgo de la solución".

Ya casi al final del texto, se exhortó a priorizar la atención de los casos más graves y actuar con celeridad en los temas penales.

"Resulta imprescindible establecer juzgados y procedimientos diferenciales para los delitos cuyos autores fueran sorprendidos al momento de cometerlos o inmediatamente después, detenidos por la Policía o particulares", dijo Rizzo.

Con todo, los jueces y fiscales concluyeron en que "la gravedad de la situación impone la urgente creación de un Fondo Estructural para la agilización de la reforma judicial y de planes de seguridad en las provincias".

Comentá la nota