Judiciales denuncian recibir amenazas por el plan de lucha

El cierre de año no es el esperado para el gremio Judiciales que inició un plan de lucha en la previa de la Feria Judicial como protesta por una serie de pedidos que no se cumplen.

Alfonso Lobos es representante del gremio y dialogó con el programa “La Parada” para comentar detalles de lo que les está ocurriendo.

Comenzó contando que el sábado pasado sesionó en Río Gallegos la Asamblea extraordinaria, donde se declaró un plan de lucha consistente en un paro con retiro de los lugares de trabajo para los días martes, miércoles y viernes durante las tres últimas semanas de trabajo que nos quedan antes del inicio de la feria judicial.

Según comentó, en la jornada de ayer se llevó a cabo la medida con un 100 por ciento de acatamiento en toda la provincia y todo marchaba con normalidad hasta última hora, cuando el Tribunal Superior de Justicia convocó a todos los jueces y funcionarios con asiento en Río Gallegos, a quienes les hizo conocer una resolución, dictada también ayer, con respecto al plan de lucha, al que denominan irracional por las medidas que dispusieron. “Consecuentemente, lo que hacen es establecer acciones dirigidas a querer intimidar y hasta amenazar a los trabajadores y a los compañeros para que no se adhieran a las medidas de fuerza”, indicó Lobos.

Luego agregó que para hoy tenían anunciada la segunda jornada de medida de fuerza, con una eventual movilización como lo han hecho anteriormente, pero a raíz de la resolución dictada por el Tribunal Superior de Justicia ayer, decidieron reunirse en la sede del gremio para analizar la situación y a la vez poner en manifiesto cuál es la postura que sostiene la conducción provincial de judiciales.

“Debo reconocer que hemos avanzado bastante en el transcurso de este año. No obstante, es un camino largo que recién iniciamos y nos toca negociar con un poder que hacia fuera no tiene tanto poder, pero hacia adentro lo ejerce como si fuéramos esclavos, de tal modo que en ese contexto se saca esta resolución de carácter intimidatorio y que cercena derechos constitucionales como es el de organizarnos, reunirnos y peticionar”, señaló Lobos y agregó: “Realmente da vergüenza que al cabeza del poder en el que yo trabajo pueda dictar una resolución de esta naturaleza, amenazando a la gente con que si hace una cosa le va a pasar tal otra, hasta la amenaza de quitarnos o suspender la licencia anual.”

Los judiciales dicen estar firmes en la medida tomada y por estas horas analizan los pasos a seguir, mientras Lobos indicó que con el Tribunal Superior de Justicia “está todo mal”.

Comentá la nota