Jubilados subsidian Los créditos baratos

Los créditos bajo condiciones promocionales se financian con los ahorros previsionales apropiados por la ANSES gracias a la estatización del régimen de capitalización. Al fijarse una tasa de interés muy inferior a la de mercado se impone un subsidio desde los actuales y futuros jubilados hacia las familias y las empresas que reciben los créditos. No se trata de un fenómeno novedoso ya que depositar los ahorros previsionales a tasas arbitrariamente bajas es una de las causas que llevó a la crisis terminal del sistema que precedió a la reforma de 1994.
El Estado Nacional ha decidido ofrecer créditos baratos para promocionar el consumo y la producción utilizando los ahorros apropiados con la reforma previsional. Para ello, se ha montado una serie de licitaciones en las que la ANSES ofrece a los bancos depositar a una tasa del 11% anual seleccionando las instituciones financieras que ofrezcan prestar este dinero a sus clientes a la menor tasa. El mecanismo ya está operativo y es el que está permitiendo a los bancos prestar, a aproximadamente el 14% anual, para financiar la compra de bienes durables (autos y electrodomésticos) y aportar capital de trabajo para las Pymes.

El objetivo es generar una oferta de créditos con condiciones preferenciales en favor del deudor. En parte, esto se logra seleccionando a los bancos que menor comisión cobran (el diferencial entre la tasa a la que recibe los fondos de la ANSES y la que le cobra al cliente). Pero el aporte más decisivo a estos créditos lo hacen los ahorros previsionales porque reciben una retribución inferior a cualquier otra inversión hecha en condiciones de mercado.

¿Qué consecuencia tiene para el funcionamiento del sistema previsional beneficiar a los tomadores de crédito usando los fondos de la ANSES? Comparando la tasa de interés que recibe la ANSES con la que los ahorros previsionales podrían obtener si no se obligara a sostener los créditos baratos aparece el siguiente cuadro de situación:

-La ANSES deposita los ahorros previsionales en los bancos a una tasa del 11% anual.

-La tasa promedio de plazos fijos mayoristas vigente en la actualidad es de aproximadamente el 19% anual (tasa BADLAR calculada por el Banco Central).

-Es decir que por cada $1.000 millones asignados a créditos baratos, los ahorros previsionales dejan de ganar unos $80 millones por diferencial de tasas (11% en lugar de 18%). Los datos demuestran que el mecanismo motado para ofrecer créditos baratos a favor del consumo y la producción prioriza el interés de los deudores a costa de castigar a los ahorros previsionales. Más aún, es muy probable que la retribución que la ANSES le solicita a los bancos del 11% anual no llegue a compensar la inflación. Por lo tanto, con este mecanismo de créditos baratos se está consumiendo el valor real del patrimonio de los jubilados.

Se trata de un proceso muy parecido al que desencadenó la profunda crisis que llevó a introducir en 1994 la capitalización individual. Resulta pertinente recordar que el sistema previsional argentino nació, hace un siglo, bajo la lógica de la capitalización colectiva. Es decir, que los aportes de los trabajadores se acumulaban en un fondo análogo al Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Régimen Previsional actualmente vigente a los fines de hacer frente a las jubilaciones futuras. Sin embargo, los ahorros fueron “licuados” por la inflación. Por esto, cuando la gente comenzó a jubilarse, el Estado no contaba con los recursos para hacer frente a las erogaciones. Uno de los factores que contribuyó decisivamente a consumar esta estafa fue haber aplicado mecanismos muy parecidos a los que ha montado la ANSES para los créditos baratos. Por ejemplo, durante mucho tiempo los fondos previsionales se destinaron a sostener líneas de crédito para la compra de viviendas bajo condiciones promocionales. El mecanismo no resolvió el severo problema habitacional pero generó una severa crisis previsional.

Los paralelismos con el pasado no se limitan a la licuación de los ahorros. El Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Régimen Previsional se creo en el año 2007 con el objetivo de independizar y transparentar la gestión de los ahorros previsionales. Más allá de las disposiciones legales, como no se difunde información sobre su patrimonio, en la práctica, los fondos previsionales forman parte del resto de las finanzas públicas. Es decir, como ocurrió en el pasado, los fondos previsionales están siendo usados para afrontar necesidades fiscales.

En igual sentido, con mucha rapidez en el Congreso Nacional ya han comenzado a proliferar los proyectos de ley proponiendo regímenes especiales (menor edad, menos cantidad de años de aportes, mejores beneficio). Mientras que en la capitalización individual el beneficio es proporcional al esfuerzo de aportes, con un fondo colectivo se exacerban las presiones para que cada sector trate de conseguir mejores beneficios a costa del esfuerzo del resto.

Comentá la nota