Jubilados municipales preocupados por la liquidación de sus haberes

Se les liquidó -incorrectamente en algunos casos- el aumento otorgado en mayo a los trabajadores del sector, pero nunca se recalculó la antigüedad, un ítem que pesa en los ingresos de los jubilados municipales. El Centro gestionará y pedirá explicaciones al IPS.
Dirigentes del Centro de Jubilados y Pensionados que funciona en el Sindicato de Trabajadores Municipales dieron a conocer ayer su preocupación por diferencias surgidas en la liquidación de sus haberes de este mes.

La presidenta de esa organización, Lidia Kaltembach, el vice Francisco Soraiz y la secretaria Olga Kessler contaron que "después de 6 meses de demora recibimos el aumento pero la liquidación está mal: primero porque no estamos seguros de que el básico esté bien liquidado y segundo, porque no nos movieron la antigüedad, que para quienes tenemos muchos años, es una suma importante, porque consiste en el 4% del salario básico", explicaron.

El sector pasivo de los municipales depende del Instituto de Previsión Social (IPS), el organismo que significa a la provincia lo que la Anses a la Nación. Esto, con una diferencia sustancial: aquí se trata de jubilaciones móviles, esto es que cada vez que el sector activo percibe un aumento, éste se replica en los haberes del jubilado. Esto ocurrió precisamente en mayo pasado, cuando los municipales de Olavarría cobraron un incremento salarial que luego, por legislación, debía ser imitado en las jubilaciones a los 60 días.

Lo cierto es que los jubilados, que todavía "no cobramos, pero sí pudimos retirar nuestro recibo, nos encontramos con esta desagradable sorpresa": en algunos casos que todavía no está en claro cuántos son, el aumento que tendría que oscilar entre el 17 y el 20%, no ha sido computado en su totalidad, y existen quienes sólo percibieron un aumento inferior al 12 por ciento. Coincidentemente, en ningún caso se incrementó la antigüedad, que surge de un porcentual del básico modificado, por lo que cambia automáticamente.

"Y no tenemos explicación, porque hoy (por ayer) intentamos desde temprano llamar al IPS, pero los empleados estaban de paro", con lo que se frustró la posibilidad de conocer cuáles fueron los parámetros para la liquidación de los haberes.

"Para nosotros es frustrante haber esperado seis meses, haber realizado gestiones días tras día y mes a mes, para ahora encontrarnos con esta sorpresa", se sinceró Lidia Kaltembach. En realidad, el aumento debería haberse hecho efectivo a los 60 días de concretado para el sector activo, pero hubo "demoras por cuestiones burocráticas, o porque se cajoneó el expediente enviado en tiempo y forma desde la Municipalidad local. Lo cierto es que hoy estamos con la sorpresa de que nos liquidaron mal, y no tenemos respuestas, porque en el recibo no se incluyen detalles".

¿Qué medidas se adoptarán? Ayer mismo, el secretario general del gremio municipal, José Stuppia, viajó a Buenos Aires para un encuentro de la Federación, y de allí planeaba dirigirse a La Plata en el intento de entrevistarse con el presidente del IPS. Los representantes del Centro confiaban en que esa gestión comenzaría a dar las primeras respuestas para un error que perjudica a los cerca de 800 jubilados municipales que existen en la ciudad, 200 de ellos nucleados en el Centro que funciona lunes y jueves, de 17 a 19, en la sede del Sindicato Municipal, en Rivadavia 1935. A ese lugar pueden dirigirse todos los retirados que quieran tener un conocimiento más amplio de sus haberes jubilatorios, dijeron los dirigentes, convencidos de que "el gobernador Scioli debería analizar cómo funciona el IPS y, en caso de disponer de superávit (en el organismo), imitar a la Nación", con el reparto de sumas fijas que, "aunque no resultan equitativas, por lo menos devuelven el dinero a sus legítimos propietarios: los jubilados".

Comentá la nota