Jubilado se cobra más que trabajando

En Córdoba, los pasivos se retiran cobrando de bolsillo 1% más que el último sueldo / Para el haber inicial se toma el 82%del salario bruto, cuando de bolsillo cobraban menos por los aportes de ley / De esto advirtió el Tribunal Superior de Justicia.
En Córdoba, el trabajador del Estado provincial que se jubila pasa a cobrar más de lo que percibió en el último salario que cobró como activo.

Esto es porque el haber jubilatorio inicial, fijado en el 82 por ciento, se calcula sobre el monto bruto y no sobre el neto de descuentos. Mientras una persona está en actividad, debe destinar el 18 por ciento de su haber al sistema previsional como aporte obligatorio. Cuando está jubilada, si bien tiene un básico menor (del 82 por ciento), ese descuento que se destinaba a la Caja de Jubilaciones, desaparece, por lo que "recupera" los mismos ingresos que tenía de bolsillo cuando trabajaba.

Casos. Por ejemplo, una maestra de grado (categoría 13-475) con 30 años de antigüedad percibe hoy un bruto de 3.147,40 pesos. Con el 18 por ciento para la Caja (566,54 pesos), cinco por ciento para la obra social Apross (157,4 pesos) y el seguro de vida obligatorio (8,54), los descuentos le suman 732,45 pesos y le quedan líquidos 2.415 pesos.

Jubilada, esa misma maestra pasa a tener un básico bruto de 2.580,90 pesos, pero le descuentan sólo cinco por ciento del Apross (129 pesos), el seguro de vida (8,54) y el Fondo de Subsidio de Fallecimiento (12 pesos). Así, los descuentos le redujeron 149,58 pesos y le quedan en la mano 2.431 pesos: 16 pesos más incluso sobre el mejor sueldo que alcanzó en su vida activa, en el año 30 de su carrera laboral.

Lo mismo sucede con una maestra que ascendió como directora de 1° en la primaria. Su último sueldo bruto fue de 4.687,70 pesos, 3.601 netos. Jubilada, cobra en mano 3.631 pesos.

Los ejemplos se repiten en todas las áreas del Estado, porque el mecanismo es el mismo: el aporte previsional que se resta en la actividad, se recupera en la pasividad y compensa la baja que supone el 82 por ciento.

En el escalafón general, un director de jurisdicción con 30 años de antigüedad percibe 9.466 pesos bruto y sufre descuentos por 2.185,7 pesos, lo que le dejan un sueldo de bolsillo de 7.280. Jubilado, ese mismo director (cargo 11017) tiene un básico de 7.762,1 pesos y un haber neto de 7.353 pesos, uno por ciento más que cuando trabajaba, independientemente de si estuvo uno o 10 años en ese cargo.

En teoría, los jubilados que se fueron con la 8.024 perciben, por efecto de esta fórmula de cálculo, uno por ciento más que el último recibo de sueldo que cobró trabajando. Pero en la realidad esto es aún superior ya que, en promedio, los pasivos de la Caja se fueron con el 89 por ciento y no el 82 por ciento de su haber, ya que entonces se permitía mejorar el haber inicial cuando había exceso de años de servicio. Así, les mejoró aún más el haber básico.

Explosión. Esta es una de las razones que explican el déficit previsional de Córdoba. Es muy difícil sostener un sistema que le pague el ciento por ciento, o incluso más, a todo el universo de pasivos.

Sobre todo, porque el haber inicial se calculaba sobre el mejor salario de la vida activa del trabajador (que por lo general es el último), cuando en realidad, en los 30 años laborales, los aportes previsionales altos se dieron sólo en algunos años.

Desde julio de 2008, el haber inicial se calcula sobre el promedio de los últimos cuatro años laborales, pero sigue vigente la regla del 82 por ciento sobre el salario bruto como mecanismo para calcular las jubilaciones.

Aquí está justamente el eje del conflicto. Para el propio Tribunal Superior de Justicia, es razonable que un jubilado pase a cobrar el 82 por ciento de lo que percibía en mano mientras trabajaba.

Para el miembro del TSJ, Domingo Sesín, es una falacia hablar de salarios brutos. "Nadie cobra eso en la mano", dice. Y justamente ese argumento cimentó la postura del reciente fallo del alto cuerpo, que convalidó un recorte de hasta 18 por ciento (la Caja aplicaba del 22 al 27 por ciento) a los haberes superiores a seis mil pesos y obliga a los tribunales inferiores a adoptar esa postura.

"El 82 que viene a fijar el TSJ como tope de garantía irreductible es un sólo 82: el 82 de lo que cobraba de bolsillo cuando trabajaba. Lo que pretende ese porcentaje es que siga teniendo un igual ritmo de vida, con un pequeño descuento porque se supone que tiene menos gastos de movilidad, de vestimenta y demás", explica.

67% en la Nación

En la Nación el haber jubilatorio se calcula tomando 1,5 por ciento por cada año de los últimos 10 de actividad, actualizados según la fórmula de Anses, más la PBU. En líneas generales, la fórmula jubilatoria equivale al 67% del salario de bolsillo.

La mayoría, con el 39%

En la Nación, el haber jubilatorio promedio es de 926 pesos, ya que hay una gran incidencia de los que cobran la mínima de 820 pesos. Este haber promedio equivale al 39% del salario promedio que percibe hoy un trabajador privado.

Comentá la nota