La jubilación de 14 jueces estará en 10 días

El ex fiscal de Estado Pedro Sin también podrá obtener este beneficio. Otros 93 magistrados están en condiciones de hacerlo.
Luego de que el Ejecutivo se encargara de apurar los trámites, 14 jueces y el ex fiscal de Estado Pedro Sin se podrán jubilar en 10 días. Actualmente hay otros 93 magistrados que presentan las condiciones necesarias para dejar sus tareas, sin embargo, sólo 50 por ciento de estos dejaría su puesto.

Sebastian Godoy Lemos, subsecretario de Justicia, garantizó que los cargos disponibles serán ocupados rápidamente, ya que hay postulantes en los fueros Civil, Laboral y Penal. "No queremos que pase un tiempo largo sin justicia, queremos garantizar a los ciudadanos la administración de quien la imparta. Si se fueran todos los magistrados se producirían falencias en el sistema", señaló el funcionario.

Que 93 jueces estén en condiciones legales de jubilarse por cumplir con la edad y los años de aportes y servicio no significa que se vayan a jubilar. Sólo la mitad de ellos manifestó su voluntad de irse, pero Godoy Lemos estima que en los meses que quedan de este año y durante todo el 2010 se renovará un tercio del Poder Judicial, conformado por 317 magistrados.

Hasta el año pasado había varios sectores del Estado que venían trabajando desde hacía tiempo con la jubilación de los jueces, pero el esfuerzo de cada uno se iba diluyendo. Jaque decidió unificar el trabajo y le encomendó la tarea al ministro de Gobierno, Mario Adaro, quien finalmente designó a Godoy Lemos. De esta manera intentaron acelerar los trámites para el beneficio jubilatorio de los magistrados de la provincia.

El año pasado se firmó un convenio individual con cada uno de ellos por las deudas previsionales que tenían, el cual fue rectificado después por una resolución del Poder Ejecutivo. Hubo inconvenientes con la AFIP porque surgían diferencias entre lo aportado por algunos magistrados durante su ejercicio y lo que deberían haber aportado según la legislación vigente.

A partir de esto, la Contaduría de la provincia tuvo que salir a confeccionar las denominadas rectificativas de los certificados de aportes durante el servicio de los magistrados.

En julio de este año se terminó de configurar cada uno de los casos y Godoy Lemos se reunió con las autoridades de la AFIP para aceitar los mecanismos que permitieran a los magistrados jubilarse. Luego, con la llegada del mendocino Diego Bossio a la Anses, se reunieron el Ejecutivo, la Asociación de Magistrados de la provincia y el Poder Judicial para ponerse de acuerdo.

La concreción de los trámites dura entre una semana y diez días, pero el juez debe presentar una renuncia condicionada que Jaque decide si acepta o no. "Si hoy un magistrado renuncia, durante un mes se puede tramitar la resolución de la Anses otorgando la jubilación y luego se comunica al Poder Judicial para que se le dé de baja como activo", explicó el subsecretario.

Esto permitirá que no haya un bache temporal en el cual el magistrado no cobre ni su salario ni el haber jubilatorio. Así, se ordena en primer lugar desde la AFIP, después desde la Anses y luego desde el Consejo de la Magistratura y el Gobierno, para garantizar a los ciudadanos la administración de quien imparta justicia.

El Consejo de la Magistratura evalúa el concurso de aspirantes, como los tests psicofísicos. De allí se envía la terna de parte del Consejo al Ejecutivo, después, el pliego del Ejecutivo va al Legislativo para que el Senado lo apruebe, pero previamente se debe llamar a una audiencia pública, es decir, un trámite complejo que lleva su tiempo.

Existe un sector de magistrados que no quiere jubilarse porque percibe más dinero por la antigüedad. Por eso, el Ejecutivo presentó al Legislativo un proyecto de ley para que no se especule con el 82 por ciento móvil y que se deje de pagar el adicional por antigüedad a partir de los 60 años.

Comentá la nota