En San Juan, ya preocupa el impuestazo tecnológico

El proyecto que está a un paso de convertirse en ley duplica el IVA a los productos informáticos y tecnólogicos que no se fabriquen en Tierra del Fuego.
Con alto grado de incertidumbre y preocupación de los comerciantes se espera en San Juan la puesta en marcha del "impuestazo" tecnológico, que por ahora ha generado indiferencia entre los consumidores.

Según algunos cálculos, este proyecto que impulsa el Gobierno argentino podría provocar subas de hasta un 25% en productos de informática y tecnología.

La iniciativa, que hoy Diputados convertiría en ley, fue impulsada para favorecer la producción en Tierra del Fuego, reduciendo impuestos internos a la fabricación en esa provincia de computadoras, monitores LCD, cámaras digitales, televisores, celulares, aires acondicionados, hornos microondas, heladeras, lavarropas y otros productos tecnológicos e informáticos.

La cuestión es que, para favorecer la producción fueguina, el proyecto propone duplicar el IVA de 10,5 a 21% a todos estos productos que hayan sido fabricados en otras provincias argentinas o que se hayan importado de otros países. Estas medidas, que también contemplan rebajas de impuestos internos en Tierra del Fuego, todavía no han provocado variaciones en el nivel de ventas ni modificaciones de precios en San Juan.

"Los clientes no están enterados de estas medidas, pero entre los empresarios hay preocupación", advirtió Osvaldo Ariza, gerente de la sucursal sanjuanina de Ribeiro.

"Los precios que más van a alterarse son los de marcas importadas tales como Panasonic o Sony y los artículos más perjudicados serán los celulares y LCD", explicó Ariza. De todos modos, aclaró que "como el ingreso de productos importados viene disminuyendo, quizás con esta nueva ley vendamos más de las otras marcas (protegidas por el proyecto). Hoy por hoy, un equipo Panasonic no se vende, porque no tenemos stock".

Las marcas clave

Tras definir que estas medidas han generado "incertidumbre", Luis Suárez, gerente de la firma sanjuanina Dismar, enumeró que no subirán los precios de las marcas Hitachi, TCL, Kelvinator y RCA. Todas elaboradas en la planta de la firma Radio Victoria, en Tierra del Fuego.

También estarán exentas las marcas Sanyo, Noblex, Philco, BGH, Marshall, Isato, Neba y Tonomac. Al contrario, entre las marcas que sufrirán variaciones de precios están Wirlpool, Bosch y Electrolux, "las más requeridas por los clientes de Dismar", contó.

"A nivel comercial, todo se ha tomado con cautela. Las fábricas proveedoras de mercadería todavía no nos han dado detalles de nuevos precios", destacó Suárez, aunque admite que habrían aumentos de entre un 20 y un 35%.

"Para mí esta ley va a ser un desastre porque van a subir los precios y las ventas se vendrán abajo", dijo, por su parte, Walter Soardo, gerente de la sucursal sanjuanina de Frávega.

Al destacar que "los clientes no están enterados de estas medidas", Roberto Dates, gerente de Comesa, consideró que la ley "va a perjudicar a las grandes cadenas, que venden muchos productos importados. Pero a mi no me va a perjudicar porque gran parte de la mercadería que vendo proviene de Tierra del Fuego".

Mientras Dates consideró que este proyecto impulsará la producción nacional, Hermes Rodríguez, presidente del Centro Comercial de San Juan, afirmó que estas medidas "son una barbaridad" y adelantó que desde ayer empezaron a reunirse para analizar la situación.

¿Y los celulares?

Fabio Amaya, otro de los encargados de Frávega, reconoció que "las ventas de celulares pueden disminuir hasta un 50 por ciento", en caso de que los precios tecnológicos aumenten en los niveles esperados.

"Habrá que sentarse a negociar un precio conveniente con los fabricantes. Los equipos que se venden con abono, seguro que subirán en menor proporción, porque las compañías que proveen la línea telefónica absorben gran parte del costo del aparato", agregó.

Amaya, como otros tantos vendedores sanjuaninos, admitieron que la mayoría de los celulares en stock son importados. Actualmente en Tierra del Fuego está la fábrica multinacional de teléfonos móviles Brightstar, que trabaja produciendo sólo unos pocos modelos de Motorola.

Comentá la nota