San Juan, de las pocas sin déficit

La provincia de San Juan es una de las únicas dos -la otra es San Luis- que promete llegar a fin de año con sus cuentas equilibradas y encima, con dinero ahorrado.
Y eso no lo dice el gobierno local, sino el Instituto Argentino para el Desarrollo de las Economías Regionales (Iader), que realizó un seguimiento en todo el país y concluyó que 22 de 24 provincias tendrán déficit fiscal al final del 2009, ya que sus gastos superarán ampliamente sus ingresos y financiamientos. Calculan un déficit fiscal total de $ 11.500 millones, siendo la más deficitaria Buenos Aires (con un déficit de $ 6.700 millones) -seguida de Santa Cruz ($ 1.240 millones), Córdoba ($ 150 millones) y Santa Fe-, a causa de una "desaceleración significativa" en la tasa de crecimiento por menos ingresos de recaudación como de envíos por coparticipación y el aumento "vertiginoso" en el gasto salarial.

En cambio San Juan queda fuera de ese listado: según el IADER esta provincia puede terminar el año con un ahorro de $ 82 millones, "que a lo sumo podría derivar en un leve desvío".

"Es cierto, estamos trabajando para eso. Es una decisión política mantener a la provincia con superávit", dijo anoche el ministro de Hacienda, Aldo Molina. "Porque por otra parte, cuando se incrementa el déficit por mayores gastos hay que buscar cómo financiarlo. Y todo el mundo sabe que hoy en día no es fácil ni para el país, ni para la provincia, ni para los municipios conseguir financiamiento", explicó. Agregó que la provincia ha conseguido mantener un equilibrio entre el gasto y los ingresos debido a que se ha mantenido cauta en los aumentos salariales en momentos en que entra menos dinero de coparticipación y de recaudación que lo esperado. "También hemos tenido posibilidades gracias a ahorros transitorios, de otros años. Y no hemos tocado el fondo anticíclico. Pero ojo, esto no significa de ningún modo que podemos tirar manteca al techo", advirtió.

Según el IADER, al fuerte gasto que se registra este año se agregó la parálisis económica que afecta sobre todo al Interior y que determinará que este año el Producto Interno Bruto (PIB) cierre con una retracción cercana a 2%.

Comentá la nota