En San Juan, la obra pública cayó 30% en el primer semestre

Las empresas constructoras locales están a la espera de que en los próximos días el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) adjudique la obra de los primeros barrios de departamentos alejados para poder levantar el 30% de caída que la obra pública reflejó durante el primer semestre de este año en San Juan, según dijo el titular en San Juan de la Cámara Argentina de la Construcción, Jorge Valdivieso.
El motivo de esta caída es el bache producido entre la construcción de barrios de la penúltima licitación y la última, que aún no se adjudica. Pero ayer, durante la manifestación de los trabajadores de la construcción (ver arriba), estos agregaron que también se debe a que no se inician las obras del dique Punta Negra, que tomará unos 700 trabajadores.

La adjudicación de barrios le permitirá al sector recuperar el 30% de la actividad caída en el sector de obra pública, cuyo grueso está representado por la construcción de viviendas.

"Según una medición realizada desde la cámara entre las empresas socias, en la provincia hubo una caída del 30% en los seis primeros meses de 2009 principalmente por la obra pública y sobre todo por los barrios que deberían haberse iniciado en marzo, pero estamos en agosto y no comenzaron",explicó el ingeniero.

Este atraso significativo, explicó, hizo que la obra pública vaya disminuyendo su ritmo, aunque aún hay alguna actividad en algunos barrios de la licitación anterior que se están terminando.

Valdivieso destacó que en la misma medida cayó la mano de obra de la construcción, pero que esta baja se debe a que las obras públicas no se activaron oportunamente, en particular tema viviendas que es el de mayor peso, ya que en las escuelas se ha mantenido la actividad.

Desde el Ministerio de Infraestructura informaron que el IPV está trabajando para terminar la parte administrativa del proceso de adjudicación de barrios alejados.

Vicente Marrelli, titular del IPV, dijo ayer que están trabajando con la mayor celeridad posible para adjudicar algunas obras la semana que viene o la siguiente.

"No tenemos un cronograma porque hay cosas que no dependen de nosotros; esperamos que la semana que viene o dos semanas más esté todo en orden. La intensión y la necesidad es empezar obras cuando antes, para absorber la mano de obra desocupada", dijo Marrelli desde Buenos Aires, donde hacía gestiones por este tema.

Explicó que el proceso es lento y burocrático y sobre todo está atado a la disponibilidad de recursos de la Nación. "Se supone que antes de fin de año debe estar todo adjudicado, pero una cosa es la expectativa de los empresarios y la mía también, y otra las demoras externas", señaló el funcionario.

En representación del sector privado, Valdivieso dijo que tenían versiones que señalaban que la semana próxima el gobierno estaría adjudicando los primeros barrios; "por eso estimamos que en septiembre u octubre estarían empezando esas obras", dijo el ingeniero.

Comentá la nota