El oro en San Juan y su marca para el Estado

La provincia le cobra a la producción minera de primer grado el 3% del valor de boca de mina, en concepto de regalías mineras. Esto, de acuerdo a los especialistas del sector, es una compensación que se hace al Estado por la extracción de recursos no renovables. Algunos consideran que es un impuesto y como tal tiene que estar sujeto a modificaciones.
Este dinero que se recauda por parte de la provincia tiene una distribución en tres partes. El 55% va hacia rentas generales; el 33, a los municipios; y el 12 restante es para la Dirección de Minería.

Esto implica un interesante ingreso a las arcas oficiales. Tiene que decirse que no sólo en concepto de regalías, el Estado tiene fondos sino que es por demás significativa la tributación que se hace en concepto de otros impuestos como Ingresos Brutos, por ejemplo.

La realidad es que San Juan en lo que va del año ha recibido más de $33.089.715,02 por sus liquidaciones de las minas de Veladero y Gualcamayo. El emprendimiento que opera la canadiense Barrick Gold le aportó a la provincia $28.104.008,06; por su parte Yamana Gold, con su yacimiento jachallero de Gualcamayo aportó en este concepto $4.985.706,96.

De esto se desprende que los municipios de Jáchal e Iglesia comenzaron a recibir un importante monto en dinero para desarrollar diferentes acciones que tiendan a mantenerse en el tiempo. Y el dinero de las regalías mineras, en el caso de los municipios no puede utilizarse para el pago de sueldos o en concepto de rentas generales.

En el caso de Jáchal con tres declaraciones juradas por regalías mineras de la mina de Gualcamayo ha recibido hasta el momento $1.645.283,30. La situación es mucho mejor para Iglesia, que en 2009, con cinco declaraciones ante la autoridad competente de la mina de Veladero, recibió $9.274.322,66. RTGM

Comentá la nota