Juan Manuel Torres: “Este es un gobierno en pleno proceso de decadencia”

Juan Manuel Torres: “Este es un gobierno en pleno proceso de decadencia”

El concejal de la Unión Cívica Radical marca como el inicio de la misma el acuerdo entre los bloques que responden a Zubeldía y a Selva. Avizora un 2009 “difícil”, y plagado de “arbitrariedades”, como la cometida con los sueldos.

El postergado salario de los empleados municipales, por el que se aprobó una resolución que el doctor Juan Manuel Torres junto a su par David Valerga presentó, pero con algunas modificaciones, fue tema de conversación con el primero de los ediles mencionados. El integrante del bloque de concejales de la UCR de Mercedes, tras la sesión extraordinaria de ayer, salió a cuestionar duramente, en una entrevista a este medio, el acuerdo entre el Zubeldíismo y el Selvismo, que asegura terminará con sus referentes mismos, en una espiral creciente de decadencia, al enfrentarse al interés común con “arbitrariedades” y no poder compatibilizarlo. A su entender, la mayoría automática conseguida con el acuerdo entre el bloque oficialista del Frente Para la Victoria / PJ y el del Partido Justicialista (que otrora se consideraba “opositor” y no decidía en sintonía con el Ejecutivo) complota contra las instituciones mismas y las relaciones personales, al imponer un discurso y pensamiento sin que haya discusión. En este sentido, profetizó un año difícil en este 2009.

– ¿La alianza entre bloques “justicialistas” influyó en el resultado final de la sesión de ayer?

– Yo lo dejé en claro al Sindicato de Trabajadores Municipales y lo reiteré en una reunión previa de los bloques y lo mismo dije ayer en la sesión: el acuerdo o la alianza entre la gente de Selva y Zubeldía hace que sumen 12 votos, por lo que tienen la mayoría necesaria para tomar las decisiones. Por eso depende del compromiso político que ellos tengan, para conseguir que el intendente revise su actitud, se de cuenta de que es una barbaridad lo que ha hecho, que es injusto, un menoscabo no sólo para la dignidad de las personas sino para la subsistencia de una masa importante de trabajadores. No puede ser que los integrantes del poder político de la comuna se aumenten en la forma desproporcionada en que se han aumentado los ingresos, y a los trabajadores no se les haya dado nada. No puede ser si ellos no asumen la responsabilidad que les corresponde después de haber votado una resolución que dice que así como el intendente se aumentó el 33 por ciento si no revisa esa actitud los empleados se van a ver perjudicados.

“Selva no va a dar marcha atrás. Es una persona obcecada con un sistema muy rígido en su visión de las cosas, tiene un absoluto desprecio por los trabajadores y los pobres. Y si el acuerdo político no consigue que Selva modifique su actitud van a quedar involucrados todos los integrantes de ese acuerdo en esto”.

– ¿Usted cree que Selva daría marcha atrás?

Selva no va a dar marcha atrás. Es una persona obcecada con un sistema muy rígido en su visión de las cosas, tiene un absoluto desprecio por los trabajadores y los pobres. Y si el acuerdo político no consigue que Selva modifique su actitud van a quedar involucrados todos los integrantes de ese acuerdo en esto. Y desde la oposición con el número que tenemos no podemos hacer más que eso. La resolución no es obligatoria, es un llamado, la idea de tratar de que se racionalice y se modifique una actitud a partir de reconocer una injusticia. Lamentablemente, tras el fallo de la Corte, cuando se planteó el conflicto de poderes y nosotros aumentamos el salario desde el Concejo y la Corte dijo que era facultad del intendente, no tenemos mecanismos en el Concejo para solucionar el tema.

– ¿Qué opina del cambio de horario de la sesión, para que los trabajadores no puedan asistir?

Fue una decisión arbitraria del presidente del Concejo. Están al servicio de un mecanismo o una psicología que le está haciendo daño a las relaciones institucionales, entre los concejales, entre los concejales con el Ejecutivo y a la población en general. Por eso depende de la actitud que tomen los concejales para incidir sobre el intendente y que se dé cuenta de lo que está pasando. Si ellos no tienen ese poder se van a ver arrastrados a un deterioro que se advierte en la gestión. Nosotros podemos decir lo que corresponde y los votos los tienen ellos, pero en la medida de que la decisión no se modifique va a quedar al desnudo la actitud de Selva: tiene un total desprecio por los que menos tienen, un esquema que yo digo es más propio de un oligarca del siglo pasado, con la mentalidad de manejar un rebaño y no relaciones personales donde se respeta la dignidad de los demás. Acá la idea que se tiene es someter al empleado a la voluntad de una persona y eso hace daño al funcionamiento del municipio y a las relaciones que deben existir entre las personas. Pero serán responsables ellos porque nosotros, honestamente, no tenemos otro recurso desde el Concejo que lo que hemos hecho.

La solución está en los sindicatos

En otro orden, Torres destacó que es importante que se consiga articular una estructura sindical bien organizada, que quede despejada de toda pertenencia o partidismo y que se dedique a defender a los trabajadores: “Esto va a avanzar más y se van a ver avasallados, con persecuciones y privilegios, y eso es terrible para cada persona. El gremio es el elemento que tienen que encontrar los trabajadores para encausar esta situación”, dijo Torres.

–En cuanto a la cuestión legislativa y su continuidad en el 2009 que recién comienza, se viene como próximo paso la asamblea de mayores contribuyentes: ¿cómo la ve?

Ya está todo arreglado y es evidente con el tratamiento del presupuesto. Fue la única vez que entre los bloques, luego de hablar con los funcionarios, cuando siempre nos reuníamos y discutíamos en qué medida flexibilizar las posiciones de cada uno, eso ahora no existió y se plantearon inclusive cuestiones sorpresivas, como el aumento a los concejales. Eso fue planteado por el acuerdo entre los bloques de Selva y Zubeldía. Además a Juan Pablo López (concejal del PJ) uno lo veía reivindicar las atribuciones del Concejo, cuando era oposición acérrima, y ahora es el mentor de una reforma al artículo 4 del presupuesto donde le delegan al intendente las facultades de fijar los salarios de los funcionarios públicos. Eso es una contradicción o falta de coherencia en términos políticos, en principio, y luego es absolutamente ilegal: hay jurisprudencia de la Suprema Corte que dice que el régimen del personal jerárquico es materia exclusiva del Concejo Deliberante. Eso yo lo planteé ayer y López me dijo que era discutible sin darme ningún fundamento, ya que al no haber autorización en la ley para hacer delegaciones están prohibidas de hacer. Lo que yo sé es que la única facultad de delegar al intendente es en el caso de transferencia de partidas, es lo único que explícitamente la Ley Orgánica permite. El régimen administrativo político municipal es que lo que no está expresamente permitido está prohibido. Es el sentido inverso al artículo 19 de la Constitución Nacional que se refiere a los particulares y dice que lo que no está prohibido está permitido. En el sistema del derecho público municipal el criterio es el inverso, y no existe ninguna autorización que nos permita a nosotros delegar funciones de esa naturaleza al intendente.

“Selva tiene un total desprecio por los que menos tienen, un esquema que yo digo es más propio de un oligarca del siglo pasado, con la mentalidad de manejar un rebaño y no relaciones personales donde se respeta la dignidad de los demás”.

– ¿Cabría alguna otra acción?

Esto lo estoy estudiando, pero podría ser materia de un planteamiento en la justicia o en el Honorable Tribunal de Cuentas.

– Entonces se viene un año difícil.

La actividad política no se puede manejar arbitrariamente y en función de una mayoría hacer lo que le da la gana. El sistema se compone de las mayorías y minorías, y hay que encontrar un equilibrio en base a la racionalidad y actitud de compatibilizar criterios para un mejor funcionamiento. Pero acá se hace todo lo contrario y yo avizoro un año difícil a partir del acuerdo que nos va a llevar a arbitrariedades manifiestas, por la psicología que tiene el intendente y porque creo que los acuerdos no tienen influencia como para conseguir que se corrija ese manejo arbitrario de la cosa pública. Se vienen más arbitrariedades y esto va a deteriorar el funcionamiento institucional y la capacidad del Ejecutivo de dar respuesta a las necesidades de la gente y a la convivencia misma en el Concejo. Ayer se discutía una cuestión salarial y de justicia y porque uno daba los fundamentos le salían con imputaciones de tipo personal. Esto lo hacen sistemáticamente y sobre la base de la mentira, con falsedad. Yo veo que están en la soberbia, tienen el número que les parece que les permite hacer cualquier cosa. La gente debe advertir que el sistema así no funciona, que no los vote, que vote a otros para conseguir un equilibrio de fuerzas. Esto permitirá mayor control y atacar con más fuerza la posibilidad de corregir arbitrariedades, sino esto no va a funcionar y el perjuicio va a ser para la población en general. Este es un gobierno, para mí, en pleno proceso de decadencia.

Comentá la nota