San Juan hace obras con su propio fideicomiso minero

La constitución de una herramienta financiera con recursos mineros es la primera en el país.
San Juan no sólo se posicionó como provincia minera, sino que se puso a la vanguardia, además, en la creación del primer fideicomiso minero que existe en el país.

El fideicomiso Gualcamayo se convierte así en una herramienta inédita para financiar obras en el departamento Jáchal, donde está operando el emprendimiento de oro y plata del mismo nombre.

Según la información publicada por medios sanjuaninos y por el mismo Gobierno comandado por José Luis Gioja, la provincia ha implementado una novedosa herramienta financiera que armó con fondos provenientes de la actividad minera. El fideicomiso de Gualcamayo se armó el año pasado a partir de una ley que impulsó el gobierno sanjuanino. En la práctica, es un fondo especial que se nutre con un porcentaje de dinero que pone la firma Yamana Gold, operadora del emprendimiento, y que se debe destinar únicamente a obras en el departamento donde está la explotación.

Con ese destino, la empresa -la misma que pretende explotar Agua Rica en Catamarca- se comprometió a aportar al fondo el 1 % de su facturación bruta durante los dos primeros años de explotación y a partir del tercero y hasta el cierre de mina, el aporte será del 1,5 %. Ese dinero es independiente al que la firma paga en concepto de regalías mineras.

Por el momento es la única provincia minera en el país que cuenta con este método que parece generar expectativas como modelo a seguir. "Es la primera vez que la provincia cuenta con este tipo de herramientas, ya que cuando comenzó la explotación de Veladero la gestión de la Alianza no advirtió esa posibilidad. En el país también es inédito, al punto que provincias como Catamarca están pensando en implementarlo para contar con dinero fresco del sector privado para infraestructura", señala el Diario de Cuyo, de San Juan.

Tal como informó este diario, diputados del interbloque opositor catamarqueño presentaron un proyecto que, salvando las distancias, proponía "blindar" los fondos mineros mediante la creación de un fondo fiduciario (ver aparte).

Con dinero de ese fondo, al que ya ingresaron casi 5 millones y en 2010 ingresarán otros 6 más, se financiarán tres obras básicas para el distrito minero de Jáchal: una planta de tratamiento de residuos, un minihospital y un polideportivo. Y ésos son sólo los primeros destinos de ese fondo.

ÚNICO

El de San Juan es el primer fideicomiso del país que se nutre de recursos de la minería.

Ese fondo fiduciario recibe un aporte determinado de las ganancias de la mina Gualcamayo, al margen del aporte en regalías mineras.

Yamana, operadora de Gualcamayo, aporta al fondo el 1% de su facturación bruta los dos primeros años y luego, hasta el cierre de mina, el 1,5%.

Ese fondo tiene como destino exclusivo la realización de obras en el departamento Jáchal, donde se lleva a cabo la explotación minera.

Comentá la nota