Juan Carlos Zabala "Ningún principio de año tenemos expectativas buenas"

Así lo aseguró el secretario General de ATE sobre lo que viene de cara a este nuevo año, en relación al conflicto entre los Trabajadores Municipales y el Departamento Ejecutivo, en busca de una recomposición salarial. "Estamos en una canasta básica de $3.800, o sea que el aumento para que los trabajadores estén bien tiene que ser del cien por cien", indicó Zabala.

Luego de los reiterados conflictos que hubo entre el Departamento Ejecutivo Municipal y los Trabajadores Municipales, durante gran parte del año 2009, parece que la situación no va a ser muy distintas en este 2010.

EL DEBATE dialogó con el Secretario General de ATE, Juan Carlos Zabala, que nos informó sobre lo que fue la lucha sindical durante el año pasado y lo que será la batalla por conseguir mejores condiciones de trabajo y salariales para los trabajadores municipales, durante este nuevo año.

"Estuvimos un año con negociaciones con mucho conflicto, empezamos pidiendo primero un aumento del 15%, en el primer semestre del año y después una ayuda económica de $250 por única vez. Eso todavía no cubre las necesidades que tienen los trabajadores, o las expectativas que pueden tener, por eso es que el municipio todavía esta en deuda con esta necesidad", destacó.

Positivo

En tanto, habló sobre las cosas que ganaron en su lucha gremial y sindical.

"Lo que hemos logrado es que los trabajadores estén más organizados este año, porque realmente hoy vemos colmada la oficina de Recursos Humanos, en donde los trabajadores se animan a hacer los reclamos, hacer la protesta porque ya conocen cuáles son sus derechos. Esto quizás sea más positivo que todo lo otro".

"Antes el trabajador municipal sabemos que era sometido a una irregularidad en su trabajo, precarización de su trabajo, porque ni siquiera le daban los elementos de seguridad y lo que necesitaban en su sector. No tenían a quien reclamarle los malos descuentos, porque le realizaban algunos pagos o descuentos irregulares, y hoy han aprendido a enfrentarse a eso y la verdad que es muy positivo".

Ya saben a dónde hay que reclamar, quién es el responsable de hacerle mal las liquidaciones y por eso se ven colmadas las oficinas de Recursos Humanos. Porque los trabajadores primero aguantan esa instancia de hacer el reclamo y después viene al gremio, donde nosotros fortalecemos ese pedido y ya con una discusión más concreta, ya se ha logrado que el cien por cien de esos reclamos sean vistos, sean considerados y aclarados", afirmó Zabala.

Malas expectativas

Por otro lado, habló sobre las expectativas que tienen durante este año 2010 ya iniciado.

"Las expectativas no son buenas, ningún principio de año tene-mos expectativas buenas, pero vamos construyendo en el camino. El NO lo tenemos siempre, así que no vamos a esperar a las políticas de estos Gobiernos y que vayan a pensar todas las necesidades de los trabajadores".

"Sabemos que los trabajadores vamos a ser el hilo fino de la reingeniería que hacen los funciona-rios de turno y por eso ningún año es fácil".

Nos estamos preparando para la lucha y la pelea de este año, pero como es a lo que estamos acostumbrados, el optimismo lo vamos a ir creando día a día, para ver lo que podemos ir sacando, lo que les podemos ir arrancando".

Creamos garantías para los trabajadores de que vamos a estar peleando todo el año, así que vayan haciendo las cosas bien porque no nos vamos a doblegar nuestra convicción", contó el secretario General local de ATE.

Un cien por cien

Por último, hizo referencia sobre el sueldo de los trabajadores, algo que quieren cambiar este año como premisa.

"Los trabajadores están en un básico de $1.200 y un trabajador con cinco años de antigüedad, con presentismo por ahí se lleva $1.300. Estamos en una canasta básica de $3.800, o sea que el au-mento para que los trabajadores estén bien tiene que ser del cien por cien".

"Nosotros vamos por esa canasta básica, pero si nos dan $200 y a los compañeros les sirve lo aceptamos y vamos por más. Nosotros siempre decimos que queremos para el trabajador municipal, que esté garantizada la canasta básica, donde está garantizada la alimentación, la educación y la salud de la familia", fina-lizó Juan Carlos Zabala.

Comentá la nota