San Juan bajó su consumo eléctrico por tercer mes consecutivo

De acuerdo con los datos del pasado junio de Fundelec, la provincia disminuyó el uso de energía eléctrica en un 11,4 por ciento respecto a igual mes pero de 2008. Para los empresarios la razón está en una disminución del consumo y, por lo tanto, de la producción.
La crisis financiera internacional continúa generando repercusiones durante la segunda mitad del presente año. La disminución en el ritmo del mercado externo, con una baja importante en el consumo de bienes y servicios de los cuales Argentina es exportadora, implicó que los empresarios locales tuvieran que reacomodar su calendario productivo y adecuarse a la nueva realidad económica.

Esta disminución en el consumo de productos exportables tiene su correlato en una baja en el consumo de energía eléctrica.

Según la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundalec) Argentina acumula una baja interanual del 1,6 por ciento.

En el caso de San Juan, la disminución del consumo eléctrico, según el último informe emitido por la institución fue del 11,4 por ciento. Es la tercera baja consecutiva en lo que va del año.

Los empresarios sanjuaninos consultados al respecto coinciden en que la razón de estas caídas en el consumo energético están directamente relacionadas con una baja en el consumo de los bienes que se producen en la provincia y que se venden en el mercado externo.

Por un lado, Jaime Bergé, uno de los representantes locales del sector calero, señaló que si bien no han notado específicamente una baja en el consumo de energía eléctrica, si dan cuenta de una disminución en la producción, previsible desde que la crisis internacional comenzó a mostrar sus efectos. "La caída se debe a una baja en el consumo en el país y a que no hay expansión en el mercado", dijo Jaime Bergé.

Entre los productores caleros esperan que esta situación cambie para fines de año. Según afirmó el empresario, "estamos confiados en que se reactive la exportación a Chile y que el mercado interno repunte para fin de año".

Por su parte, Jorge Rives, de la Cámara de Productores y Exportadores de Jugo Concentrado, señaló que el panorama en su sector es bastante claro y no esperan grandes cambios durante el año.

En el caso de esta actividad, el consumo, tanto de energía eléctrica como de gas, es directamente proporcional a los niveles de producción. Por lo tanto, una baja en el consumo de energía significa una baja correlativa en la producción.

Así lo señaló Rives, quien confirmó nuevamente una importante baja en las cifras de producción y exportación de jugo concentrado de uva, superior al 50 por ciento.

"La baja de pedidos ha sido notable. En enero tuvimos un pico, con una disminución del 30 por ciento. Recién ahora se está recuperando y por el momento, estamos a un 70 por ciento de la producción del año pasado", dijo Rives.

De acuerdo con el industrial "la situación no se va a recuperar y, en términos generales, vamos a estar a un 60 por ciento de la producción del año pasado, que son unas 120 mil toneladas".

Esperanzas del segundo semestre

Como se mencionó al principio, el consumo eléctrico en la provincia tuvo su tercera caída consecutiva y progresiva en lo que va del año. En abril, la baja fue de un 8,4 por ciento, en mayo del 10,7 por ciento y en junio del 11,4 por ciento, según Fundelec.

A nivel nacional, también se registró una caída consecutiva del gasto energético aunque en promedio mucho mejor que la de San Juan. De acuerdo con la institución, en abril la disminución interanual fue del 2,2 por ciento, en mayo del 3,9 por ciento y en junio del 1 por ciento. Además, calcula que la caída acumulada del consumo interanual ha sido del 1,6 por ciento.

Sin embargo, hay un dato que indicaría que la situación económica podría comenzar a mostrar signos de recuperación, atendiendo a que el consumo de energía está directamente relacionado con la producción, tal y como afirman los empresarios. Es que de acuerdo con el último informe de Fundelec, dado que en mayo se registró un consumo de 8.435,3 GWh (y en el que, respecto de mayo de 2008, había bajado un 3,9 por ciento), la demanda de junio tuvo un crecimiento del 8 por ciento con respecto a mayo de 2009.

Asimismo, en cuanto al consumo de potencia, la evaluación realizada por la institución verificó que el promedio de picos de demanda diarios de mayo de este año fue 0,95 por ciento menor al de 2008; mientras que fue 2,82 por ciento mayor que 2007; 12,84 por ciento más alto que en 2006; y 21 por ciento superior al de 2005.

Por otra parte, existió una diferencia en la evolución entre jurisdicciones, pesando la geografía (clima) y la actividad industrial de cada una: mientras la demanda subió para 15 distritos, 13 registraron bajas, siempre en comparación con junio de 2008.

Subió la demanda en Formosa (33,3 por ciento), Santa Cruz (28,8 por ciento) Neuquén (21,5 por ciento), Catamarca (7,6 por ciento), Entre Ríos (3,5 por ciento), Edelap (3,3 por ciento), Chaco (2,6 por ciento), y La Pampa (2,4 por ciento), entre otras jurisdicciones. En tanto, bajaron su consumo Chubut (-27,8 por ciento), San Juan (-11,4 por ciento), el área de EDEN (-10,8 por ciento), Santiago del Estero (-5,9 por ciento), Jujuy (-5,5 por ciento), Tucumán (-3,7 por ciento), Mendoza (-3,5 por ciento) y San Luis (- 2,3 por ciento), entre otras zonas.

En referencia al detalle por regiones y siempre en la comparación interanual, se registraron variaciones con evolución positiva al norte del país y en el Comahue, y negativa en el resto, incluyendo, en los principales centros de consumo.

En Comahue, que comprende La Pampa, Río Negro (norte) y Neuquén, registró una evolución del 12,7 por ciento; en el NEA (Chaco, Formosa, Corrientes y Misiones) la suba de 4,1 por ciento; en el Litoral que incluye Entre Ríos y Santa Fe registró una tasa de crecimiento del 0,5 por ciento; y en el área Metropolitana (Buenos Aires, GBA, La Plata y Gran La Plata) se observó un aumento del 0,16 por ciento.

Por otra parte, las regiones que registraron una baja fueron el NOA (Tucumán, Salta, Jujuy, La Rioja, Catamarca y Santiago del Estero) en donde se observó una variación del -0,5 por ciento; en el Centro (Córdoba y San Luis) varió un -0,7 por ciento; en Cuyo (San Juan y Mendoza) se calculó una variación del -4,8 por ciento; en BAS que incluye el interior de la provincia de Buenos Aires (sin contar Capital Federal, GBA, La Plata y Gran La Plata) mostró una baja del -5,2 por ciento; por último, en la Patagonia, región que comprende Río Negro (patagónico), Chubut y Santa Cruz bajó el consumo en un -20,2 por ciento.

Comentá la nota