Jóvenes radicales cuestionan severamente al presidente del Comité Provincia de su partido

9 de Julio: Dieron a conocer un documento titulado: "Un Salvador que entierra a la Juventud Radical".
Jóvenes radicales enrolados en las corrientes denominadas: JR Pertenencia Radical; JR Movilización Radical; JR Movimiento de Apertura Radical; JORA, JUPEC, Jóvenes Radicales Universitarios, Franja Morada de Quilmes, Juventud Radical Socialdemócrata, cuestionaron al presidente del Comité Provincia de Buenos Aires, Daniel Salvador, que dispuso suspender las elecciones de la Juventud convocadas para el próximo 8 de noviembre.

En lo que podría denominarse como una solicitada, llegada a nuestra redacción, manifiestan su desagrado en estos términos:

Como integrantes de la Juventud entendemos a los partidos políticos como única herramienta capaz de transformar la realidad. Por eso nuestra defensa tenaz por el resurgimiento de la UCR y la consolidación de un sistema de partidos como principal cimiento de la vida institucional de nuestro pueblo.

Somos opositores a la falacia retórica de la antinomia "vieja" o "nueva" política. Repudiamos la "democracia de candidatos" y las embestidas personalistas basadas en la vanidad y el egoísmo.

Estamos convencidos que la práctica política es una construcción colectiva y no una suma de voluntades individuales.

En este sentido consideramos indispensable la normalización de la Juventud Radical como espacio generador del hábito y la experiencia, para el desempeño de la política. Un partido que no hace lugar a la formación y participación de sus jóvenes esta hipotecando su futuro.

Decía Moisés Lebensohn sobre la creación de la Juventud Radical: "merced a ella están asegurados los días del radicalismo. No podrá ser silenciada la voz de las nuevas generaciones. Ellas traerán en todo momento al gran partido popular sus inquietudes, sus puntos de vista, su voluntad, su acción".

Como sector ampliamente mayoritario, advertimos la necesidad de medidas previas a la convocatoria debido a los años de acefalía. Nunca priorizamos lo cuantitativo.

Una vez más, no se nos tomó en cuenta y se nos trató como una instancia primaria de la interna de mayores. El señor presidente del partido repitió públicamente, en cada oportunidad, que era prioridad de su gestión la normalización de la Juventud Radical; sin embargo, hoy comprobamos, que sus palabras estaban condicionadas a intereses sectoriales.

Como dirigentes juveniles estamos convencidos que los problemas políticos tienen soluciones políticas.

Nosotros rechazamos enérgicamente la judicialización de la política y mucho más, su uso como elemento de presión y amenaza.

¿Como pueden algunos jóvenes radicales, hijos de la democracia, negar el diálogo como herramienta de consenso? ¿Cómo pueden algunos dirigentes, desconocer y menoscabar a los órganos partidarios cuando sus resoluciones les son adversas?

La minoría partidaria nunca reconoció su derrota y arrastró el proceso por negociaciones necias e inconducentes; hasta que, caída la mentira, amenazó con recurrir a la justicia.

Nuestro espacio repudia enfáticamente la extorsión a la que hemos sido sometidos.

Por último; agradecemos y felicitamos a todos los jóvenes radicales de la Provincia de Buenos Aires; sin distinción de sectores, el compromiso con el partido; el esfuerzo militante y la profunda convicción de trabajar por la normalización de nuestra juventud.

Comentá la nota