Jóvenes de Lealtad Peronista defendieron la unidad lograda en el PJ local

Integrantes de la juventud Peronista, de la Agrupación Lealtad Peronista Campana, salieron a avalar y defender el acuerdo alcanzado con el oficialismo de Justicialismo local, en pos de garantizar la unidad del partido.
"El movimiento peronista de Campana, se encontraba en un estado de crisis de tal gravedad, que de no mediar una pronta respuesta corremos el riesgo de su descomposición. Esta realidad no debe ser analizada, a los efectos de buscar culpables, sino para encontrar soluciones que la hora impone.

Nosotros como Peronistas asumimos el compromiso y así lo entendimos, por eso acudimos al llamado del movimiento obrero de Campana, a sumarnos a la Unidad del Peronismo de nuestra ciudad, que conduce el compañero Jorge Rubén Varela. Porque consideramos que hoy nuestro país, necesita la unidad de todos los Peronistas para poder afrontar la crisis que sufre", aseguraron.

"Podemos asegurar que casi toda la provincia de Buenos Aires, se está sumando al pedido del gremialismo argentino, a esta tan ansiada unidad, que no es nada más que fortalecer al movimiento nacional justicialista. Nuestra agrupación alineada al M.P.A. (Movimiento Productivo Argentino) que conducen Eduardo Duhalde y Carlos Brown, notificados de dicho pedido de unidad, nos dieron el visto bueno para su realización, ¡y así se hizo!", añadieron.

"Por todo esto como Agrupación Lealtad Peronista, queremos advertir que no vamos a permitir que un "periodista" según él, agravie al presidente de nuestra línea interna Rubén Alberto Vargas, en un supuesto arreglo como lo manifiesta, nuestro compromiso fue y será con el movimiento obrero, sin perder nuestra propia identidad".

"Esta Agrupación está compuesta de 36 miembros y por ella pasa todo, y con más de 200 compañeros todos ellos afiliados, que respaldaron nuestra línea interna, en una palabra somos orgánicos", concluyeron.

Intendentes piden que el estado se haga cargo de salud, educación y seguridad

Tras un año agitado en materia económica, los municipios bonaerenses se aprestan a cerrar el ejercicio 2008 para preparar el presupuesto del año que viene. Demás está decir que en la mayoría de los distritos los intendentes hacen malabares para mantenerse lo más cercanos posible al equilibrio aunque en algunos casos la tarea es infructuosa.

"El incremento de los salarios, el aumento de los insumos y de los servicios tercerizados como la recolección de basura son temas que no se solucionan sólo con un aumento de tasas", explicó el intendente de General Rodríguez, Marcelo Coronel.

A pesar de que en el partido que lidera el ejercicio del corriente año no va a tener un déficit muy abultado, dijo que en diciembre se va a plantear una modificación al sistema impositivo para poder recaudar más. "No es fácil administrar pobreza", sentenció al tiempo que detalló que la Comuna maneja un presupuesto anual de 40 millones de pesos.

"Es un presupuesto chico si se compara con los de los distritos del Conurbano norte pero ahí las tasas tienen un costo que nosotros no podemos aplicar porque las realidades sociales son muy diferentes", explicó el Jefe Comunal. Asimismo destacó que el rojo presupuestario que atraviesa es chico porque tiene "la ventaja" de no tener en su distrito un hospital.

"En las municipalidades en las que hay hospitales los gastos en salud representan el 50% del presupuesto", indicó.

Consultado respecto de este tema, el intendente de Ituzaingó y titular de la Federación de Municipios bonaerenses, Alberto Descalzo, dijo que se está trabajando en la elaboración de un informe acerca de la situación deficitaria de las Comunas y dijo que una de las demandas que se van a plantear es que tanto Nación como la Provincia retomen la responsabilidad sobre items como Salud, Educación y Seguridad que actualmente pesan sobre las administraciones municipales.

"Hay un grado de déficit importante", afirmó y al mismo tiempo observó que la situación deriva de las erogaciones a las que deben enfrentarse los intendentes. "Nos hemos comido las crisis más importantes de 2001 y 2002 y nos hemos cargo de salud, seguridad y educación. Cada una de estas cosas fueron aceptando los fondos que las comunas podían aportar pero son responsabilidades que debería retomar el Estado nacional y provincial", disparó.

Según trascendió, el nivel de déficit que afrontan los Municipios va desde los 4 a los 10 millones de pesos, dependiendo la localidad. "Estamos esperando que se trate en la Legislatura provincial el presupuesto 2009 para formular nuestras demandas", adelantó Descalzo y al mismo tiempo recordó que hubo una promesa por parte del ex presidente Néstor Kirchner de restituirle a Buenos Aires los puntos de coparticipación cedidos en 1987.

"Nosotros como intendentes vamos a trabajar junto a la Provincia en pos de la distribución de la coparticipación y en salidas para afrontar esta situación.", concluyó.

Comentá la nota