Jóvenes K denunciarán el monopolio del cable

La agrupación La Cámpora volanteará contra el control de la TV paga. El fin de semana se había movilizado por el fin del fútbol codificado.
El Gobierno profundizará en los próximos días su pelea contra el Grupo Clarín, que tuvo el domingo pasado uno de sus momentos más álgidos, cuando las hinchadas de Boca y River, impulsadas por dirigentes K, desplegaron banderas con críticas a los derechos de la televisación del fútbol, controlados por el multimedios: la nueva embestida oficial se ocupará de golpear sobre la fusión de Multicanal y Cablevisión, otro de los negocios de Clarín que la Casa Rosada pretende modificar a través de la nueva Ley de Radiodifusión, confirmaron fuentes oficiales.

La Presidencia pondrá en marcha una serie de "actividades" para instalar la idea de que en la Argentina los abonos por la televisión por cable son demasiado costosos debido a que Clarín tiene el "monopolio" de la televisión paga. Esos informes no aclaran, por supuesto, que la fusión de Cablevisión y Multicanal fue aprobada por el propio gobierno de Néstor Kirchner, en los tiempos en que tenía buena relación con Clarín.

Igual que en el tema "fútbol libre y gratuito", la Casa Rosada pedirá ayuda territorial para su nuevo plan a la agrupación juvenil La Cámpora. La estrategia oficial consiste, entre otras cosas, en repartir casa por casa folletos informativos sobre el negocio de la televisión por cable, donde se remarcará que los costos de ese servicio son más elevados y deficientes en la Argentina que en los países vecinos como Brasil y Chile. La Secretaría de Medios, de Enrique Albistur, ya había pautado avisos en medios gráficos con el mismo sentido. Ahora redoblará la apuesta.

Ayer, en la Casa Rosada festejaron el impacto mediático que había tenido el despliegue de banderas anti Clarín llevado adelante por las hinchadas de Boca y de River, enfrentadas el domingo en el Superclásico, un esquema revelado en su edición del lunes por Crítica de la Argentina. A pesar de que los medios remarcaron que hubo negociaciones entre dirigentes kirchneristas con barras bravas, y que incluso éstas habrían recibido un pago "por izquierda" por sus gestiones a favor del Gobierno, los funcionarios celebraron: "Lo que nos importa es que la discusión de que el fútbol tiene que verse de manera gratuita por tevé esté instalada".

Ningún miembro del Gobierno desmintió ayer la existencia de esos contactos "non sanctos" entre el oficialismo y las barras bravas de Boca y River.

Comentá la nota