Joven asesinado en una pelea entre familias

Miembros de una familia fueron hasta la casa de otra para reclamarle por un supuesto robo. Se generó una gresca y uno de los supuestos agresores cayó bajo tiros.
La familia Quiroga festejaba el día de la madre en su casa de la manzana 8 del Barrio San Francisco II, en Chimbas. Otra familia, de apellido Flores, llevaba a cabo la celebración en su hogar que está ubicado, a la vuelta, en el mismo barrio. Según fuentes policiales, en los integrantes de esta última familia surgieron viejos rencores por un supuesto robo que habrían cometido los Quiroga. Por eso, los Flores (dos jóvenes y una chica) fueron a buscarlos para cobrarse la vieja deuda, explicaba un investigador. En ese encuentro, se desató una feroz pelea en la que hubo golpes de todo tipo y la gresca se resolvió con un arma de fuego. Según las fuentes, al parecer, un integrante o un conocido de la familia Flores sacó el arma y comenzó a disparar contra sus rivales. En esa balacera, en la que se habrían efectuado cuatro disparos, cayó abatido un joven de unos 24 años, identificado por la Policía como Sebastián Arancibia, conocido de los Quiroga, y sobre el que los pesquisas trabajaban para corroborar sus datos personales, precisaron las fuentes.

El hecho se produjo a eso de las 21.10 de ayer en el Barrio San Francisco II, en Chimbas, que alberga a ex villas erradicadas. Los policías de la Motorizada Nº5, del Comando Radioeléctrico y de la Seccional 26, a cargo del Comisario Villafañe, trabajaban sobre el lugar. Al cierre de esta edición, los peritos de Criminalística habían hallado un plomo y dos vainas servidas, posiblemente de una pistola 9 mm, detalló un pesquisa. El cuerpo de la víctima iba a ser examinado en la Morgue Judicial pero los peritos habrían visto que tendría al menos una herida debajo de la tetilla izquierda, remarcó una fuente.

Luego de la gresca, el oficial Gabriel González y el agente Ariel Millicay, del Comando Radioeléctrico, con el apoyo de la Motorizada Nº5, atraparon a cuatro sospechosos, que serían parte de la familia Flores, para interrogarlas pero no descartan que en ese grupo se encuentre el agresor, detallaba un investigador. Aún los investigadores no hallaban el arma homicida.

Comentá la nota