José Sutiz desembarcó con planes y promesas de viviendas

El coordinador de Política y Acción Social de Compromiso K, José Sutiz, produjo un intenso movimiento en la jornada de ayer, cuando se reunió con referentes barriales, sociales y del peronismo de esta capital, en lo que se visualiza como un fuerte desembarco del kirchnerismo en las provincias luego de las legislativas del 28 de junio.
El hombre de la presidenta dijo que venía a trabajar "en conjunto con la provincia y los municipios", y marcó una fuerte impronta en el trabajo social con los sectores más desprotegidos. Viviendas, planes de trabajo, cooperativas, asociativismo con mutuales fueron algunos de los ejes que planteó en el diálogo con la prensa.

Más allá del discurso conciliador y de prometer fuertes cambios dentro de las estructuras de los organismos nacionales, el hombre llegó a San Luis apoyando a Sonia Abarca, la dirigente que dio un portazo del PJ local y puso nerviosos a muchos funcionarios del oficialismo puntano por sus denuncias por el maltrato hacia los más pobres.

Abarca sería un puntal en la estructuración del trabajo social que se propone el hombre que se define dentro de la línea de Rudy Ulloa.

"No venimos a crear conflicto con nadie, sino a traer soluciones", afirmó Sutiz, como una manera de relajar la tensión que existe desde el oficialismo puntano con el gobierno nacional. En otro tramo, confirmó que el gobernador Rodríguez Saá será recibido por la Presidenta.

Pero no pasaron desapercibidas sus afirmaciones en torno al manejo de los planes que bajarán desde la Nación y dejó sentado que si bien el trabajo puede ser conjunto con quienes quieran hacerlo mancomunadamente con el gobierno de Cristina Fernández, los planes podrán bajar por distintas vías, incluso las organizaciones sociales y las mutuales. "Vamos a poner gente del gobierno nacional", para coordinar esas políticas, dijo despejando dudas.

"Hay 168 planes" nacionales, señaló en diálogo con Periodistas en la red y todos están disponibles para que lleguen a los sectores que los necesiten.

La primera apuesta fuerte, que afirmó que ya está en marcha, es la construcción de 126 viviendas en esta capital, que se realizarán a través de la mutual AMEP y que la mano de obra se colectivizará a través de cooperativas de trabajo. "Los trabajadores van a ser socios" de las constructoras, adelantó. El inicio sería para setiembre.

También se mostró preocupado por el conflicto que se generó en Tersuave, en Villa Mercedes, que lejos de estar solucionado, hay fuertes presiones para un sector de los trabajadores que se manifestaron públicamente en contra del lock out patronal -unos 50 obreros que reingresaron a la planta- y los seis que no fueron reincorporados. "La Nación no los va a desproteger", aseguró.

Los obreros había concurrido a una audiencia con Moreno acompañados por D'Elía y su abogado patrocinante Lalo Estrada.

Si bien la de hoy no fue la única reunión de la que participó el hombre de Compromiso K, que no dijo con que otros sectores se encuentra dialogando, las personas que participaban estaban bastante emparentadas con aquellos sectores que se alejaron del justicialismo local, pero que hasta hace poco formaban parte de sus estructuras de militancia de base o coincidían con el denominado "proyecto provincial".

Incluso quien lo acompañaba en el diálogo con el periodismo, Carlos Moyano, Sutiz lo indicó como la persona que estaba trabajando en el tema del Ministerio de Trabajo. Moyano, hasta no hace demasiado tiempo, en las columnas que realizaba en el programa matinal de San Luis SAT había tenido una línea crítica, muy dura en algunas oportunidades, sobre las políticas que implementaba el kirchnerismo.

El movimiento desarrollado por Sutiz pareció bastante intenso, con una agenda cargada, pero sus afirmaciones de "reestructuraciones muy profundas" en los organismos nacionales dejaron la sensación de que algunas de las líneas K tradicionales en la provincia, habían sido dejadas de lado, o con un protagonismo que pasaría por otros carriles. Al menos en esa reunión, había muchas ausencias.

Con el correr de los días las dudas se irán despejando y se podrá ver más claro como es el movimiento que se está gestando, cuál es la profundidad de los cambios que se anuncian y, en definitiva, si hay una decisión fuerte de hacer pié con fuerza en la provincia.

Comentá la nota