José Salauati: “El puente Kennedy - José Hernández es una prioridad de la gestión para la seguridad vial”.

El secretario de Planeamiento, Obras y Servicios Públicos municipal en el mediodía de ayer habló con el Diario sobre la obra que apunta a descongestionar el tránsito sobre la superposición de las rutas Nº 8 y 188 y así disminuir el índice de siniestralidad. Se han producido en el sector accidentes fatales y por tal motivo se intensifican las gestiones para concretar el proyecto este año.

La superposición de las rutas Nº 8 y 188 han dado origen a numerosos reclamos de diversos sectores ciudadanos y usuarios, justificados por los múltiples conflictos que concurren en el lugar que han derivado en graves consecuencias.

Allí coexisten vehículos de gran porte, automóviles, biciclos, carros y peatones, con picos estacionales que colapsan la ruta por el intenso tránsito de camiones y/o colectivos de larga distancia, además de los vecinos de la zona.

La consecuencia más directa de esta gran congestión vehicular es el alto nivel de siniestralidad que se espera disminuir con varias alternativas, algunas de las cuales fueron planteadas por los vecinos y otras incluyen obras de infraestructura  como la aceleración de la construcción de la nueva autopista y la realización de un puente vehicular y peatonal sobre el arroyo Pergamino.

Reclamo vecinal

En el primer caso, en el mes de octubre de 2007, un grupo de vecinos de los barrios Kennedy, José Hernández y Virgen de Guadalupe se movilizaron hacia el Palacio Municipal en reclamo de medidas viales que dotaran de mayor seguridad a la zona.

En la oportunidad se dejaron asentados reclamos que fueron realizados y que ponen en el tapete la urgencia de la concreción de una vía alternativa que permita a los vecinos circular hacia los barrios cercanos evitando el cruce de la carretera nacional.

De esta manera la empresa Corredor Americano S.A. colocó una serie de delimitadores logarítmicos de velocidad, además de todos los carteles indicadores correspondientes. A su vez el Municipio instaló los semáforos intermitentes antes y después del puente, en Mazzei y Trincavelli, un arco delimitador de altura y señalizó con pintura termoplástica el lomo de burro situado en Mazzei a metros de la arteria Gálvez.

Numerosas acciones

En paralelo, tanto las autoridades municipales como las que están dedicadas a este trabajo en la concesionaria de la ruta, iniciaron las gestiones para adelantar las tareas de la construcción de la nueva traza de la autopista en la zona de influencia. Parte de esta gestión, sobre el Segundo Cruce,  fue presentada el año pasado por el Organo de Control de Concesiones Viales (Occovi) con el compromiso de ser incluidas y realizadas durante 2009.

La construcción de la autovía Nº 8 permitirá en el mediano plazo recategorizar todas las vías de circulación involucradas en este conflicto, integrándolas como avenidas urbanas y/o accesos para aliviar el flujo de tránsito pasante, pero no ha de solucionar el conflicto derivado de la falta de integración y movilidad que produce el arroyo Pergamino entre los barrios José Hernández, Virgen de Guadalupe, Kennedy y el Parque Industrial.

José Salauati

“La complejidad del conflicto es de carácter multidimensional y su abordaje implica actuar a corto plazo por lo que el Ejecutivo Municipal ha decidido acelerar el proyecto de construcción del puente entre José Hernández y Kennedy a pesar del magrísimo presupuesto que tenemos para este año. El intendente Héctor Gutiérrez nos ha ordenado priorizar esta obra a pesar del recorte que sufrió la propuesta presupuestaria en el Concejo Deliberante”, puntualizó José Salauati, secretario de Planeamiento, Obras y Servicios Públicos.

“El intendente Gutiérrez ya presentó una nota en la Dirección Provincial de Hidráulica solicitando factibilidad y autorización para la realización de un puente vehicular y peatonal que integrará esos barrios y con el que apuntamos a descongestionar un poco la zona de la superposición de rutas. Estamos trabajando intensamente en la confección del pliego para llamar a licitación de proyecto y precio, que estará listo antes de fin de mes”, continuó el funcionario durante la entrevista mantenida con LA OPINION.

En este sentido  se busca integrar la obra con el proyecto del Occovi para el Segundo Cruce previendo el futuro desarrollo urbano del sector,  promoviendo un más fácil y cómodo desarrollo de las actividades y funciones de los barrios, reduciendo desplazamientos.

Importante proyecto

“Además se busca prever los accesos alternativos al sector desde la futura traza de la autovía Nº 8 para evitar las consecuencias no deseadas derivadas del impacto de los mismos. Esto quiere decir que tenemos que adecuar algunas calles internas de los barrios, la señalización de las mismas y la construcción de ciclovías sobre calles colectoras y sobre los laterales de ruta Nº 32 entre el Segundo Cruce y Parque Industrial y también en la intersección frente a  la Escuela Agrotécnica”, finalizó Salauati.

Muy peligroso

Una vez más genera inconvenientes en todos los vecinos el incesante tráfico vehicular que se registra constantemente en la ruta nacional Nº 8, especialmente en el tramo de la superposición con la ruta Nº 188, a la altura de calle Mazzei y el puente del Arroyo. El paso continuo de unidades móviles de gran porte es alarmante y dificulta a los moradores de la zona en su vida cotidiana, ya que se torna imposible cruzar la carretera debido a la alta velocidad con la cual se circula obviando los controles viales que regulan el paso.

Diariamente transitan en esa cinta asfáltica un número importante de camiones y la necesidad de contar con la autovía en la ruta nacional Nº 8 se confirma con el pedido de los pergaminenses que se enfrentan al riesgo cada vez que intentan cruzarla.

En determinados horarios es prácticamente imposible pasar por esta carretera, a la vez que el semáforo instalado en la esquina de Carpani Costa en varias ocasiones no es respetado por los transportistas.

 Las complicaciones se producen a toda hora porque los que andan lo hacen a velocidades superiores a las establecidas, olvidando que la ruta ha quedado incluida en el radio urbano.

Con relación a esto, se acrecentó la presencia de efectivos de la Policía Vial que disponen operativos en la zona, a la vez que estas fuerzas de seguridad han pedido al Municipio que se modifique el mecanismo de los semáforos para que funcionen en intermitente.

La odisea de transitar

Es realmente una peripecia cruzar Pergamino por determinados sectores de la traza actual de la ruta Nº 8.

Respecto del elevado tránsito vehicular por la arteria, tanto los transportistas como los choferes de micros de larga distancia han manifestado su disconformidad porque el tiempo que pierden en pasar por este lugar complica los horarios previamente establecidos por las empresas para las cuales ellos prestan el servicio.

Frente a este cuadro de situación la realidad indica que no se puede hacer absolutamente nada más hasta tanto no se cuente con la autovía que unirá las ciudades de Pilar y Pergamino.

Cada día que pasa se siente más la falta de una nueva traza para que circulen los vehículos de gran porte; seguramente cuando esté terminada esta ambiciosa obra, se notarán rápidamente sus beneficios. Hoy la ruta nacional Nº 8 es uno de los caminos por los cuales pasa gran parte de la producción del país, montada en inmensos camiones que tienen como destino final la Capital Federal, el puerto de Rosario u otros puntos de la geografía nacional e incluso países limítrofes.

¿Qué hacer en estos casos?

El funcionamiento de los radares en las rutas bonaerenses todavía es un tema que está siendo estudiado por el Gobierno provincial y, hasta tanto no se tengan elementos para poder actuar, la responsabilidad de la Municipalidad cumple un rol principal.

Asimismo los que deben circular por este sector deberán estar atentos a los caminos alternativos como pueden ser las calles interiores y esto lo pueden realizar los automovilistas que conocen la ciudad. Parece imposible pedirles a todos los camioneros o choferes de colectivos de larga distancia que utilicen diversas arterias internas para retomar la ruta a la altura de Silverio Vázquez.

Este camino es sumamente importante para estimular el crecimiento de las ciudades, pero sobre todas las cosas, cuando se haga la autovía, permitirá la seguridad en el tránsito. En este sentido, se hicieron análisis en cuanto a los vehículos siniestrados durante los últimos meses y la evaluación que genera la circulación estuvo acompañada por los problemas que se originan.

Comentá la nota