José analiza ir a la marcha del lunes

Luego de la carta “a mis vecinos”, y con una movilización que parece ser difícil de parar, el intendente José Eseverri parece estar meditando otra estrategia. Ya no quiere quedar enfrentado a los manifestantes y está pensando en un paso más: ir a la marcha.
En el Ejecutivo dicen que “luego de la carta pública, hay gente que le pidió al Intendente que esté a su lado”. La idea, en términos políticos, es que la marcha no implique un plebiscito de gestión, a 10 meses de las elecciones. Lo decide el sábado.

José, en su fuero íntimo, lo medita y definirá la arriesgada movida el mismísimo lunes: con una movilización por seguridad que parece imposible de desinflar con movidas tácticas, el Intendente medita si “como se lo pidieron algunos comerciantes” va a la marcha del lunes a las 20:00 frente al Palacio San Martín. Es lo que pudo establecer de modo fehaciente infoeme.com.

Es una movida arriesgada, que su entorno le sugirió en la semana, cuando en conjunto vieron que la convicción de muchos olavarrienses de ir a la plaza y hacer al menos una catarsis colectiva es muy difícil de disuadir. Y lo de catarsis es un piso: existe la posibilidad de que centenares de personas queden en la vereda de enfrente del Ejecutivo, que es la posibilidad que el Gobierno local menos quiere.

Contra eso, José Eseverri ya medita ponerle el cuerpo a la marcha y estar a las 20:00 del lunes frente al Palacio San Martín, y no adentro. La lectura de José Eseverri no deja de tener costados políticos, que apuntan hacia quien fue su mano derecha y hoy es la figura que se le contrapone, Julio Añem, intendente interino reemplazante de su padre, Helios Eseverri, antes de que él asumiera.

“Un mes antes de las elecciones tuvimos un delincuente muerto a 50 metros del local (del Frente para la Victoria), en pleno día; ésa era la situación de inseguridad antes de que yo asumiera”, resumió en estos días delante de su grupo menor, ensayando una de las frases que dirá en breve si decide ir a la marcha.

Los argumentos del Ejecutivo, en la noche del viernes, mientras meditaba el anuncio que puede hacer este mismo sábado, son breves y se cierran en pocas líneas: “la carta a los vecinos, donde planteamos nuestra convicción sobre el tema seguridad va en esa línea (ir a la marcha), y además mucha gente, después de leerla, le pidió al Intendente que se sume”, remarcan cerca de José.

Otras cuestiones también han operado en la materia: este miércoles, una reunión en el Salón Azul del Municipio donde el Ejecutivo se propuso sumar a 22 entidades fomentistas pero convocó a varias menos, encendió al luz roja en el Palacio San Martín. También por otra razón: los funcionarios encabezados por el jefe de Gabinete, Héctor Vitale, palparon que varias entidades que estaban allí sentadas también irían a la movilización.

Entre el miércoles y este viernes, el equipo de asesores del Intendente aconsejó el cambio de estrategia: ya no el “divide y reinarás” sino el apotegma más flexible que reza “si no puedes vencerlos, únete a ellos”.

Hoy el Intendente escucha el murmullo de la calle, recibe y hace llamados, palpa el clima y define un anuncio que no puede pasar del fin de semana.

Y que asume un riesgo alto, con el claro objetivo de no tener, este lunes a la noche, un plebiscito adelantado de gestión, a 10 meses de la elección donde –se creía hasta ahora- iba a medir por primera vez su posición en el electorado local.

Comentá la nota