En José C. Paz abren el paraguas por las denuncias

En José C. Paz abren el paraguas por las denuncias
Frente a las crecientes denuncias por manejos irregulares de los "Planes vereda", el intendente de José C Paz, Mario Ishii, resolvió hacerles firmar a los beneficiarios un extraño documento donde deben aclarar que no son víctimas de extorsión alguna. Lo curioso es que, quien se los hace firmar es, precisamente, la persona que podría estar quedándose con parte de su salario.
Ishii es el jefe comunal que renunció a su cargo el día después de las elecciones del 28 de junio, a pesar de haber obtenido el 53% de los votos y el mismo que prometió que iba a "salir a buscar a los traidores" a Néstor Kirchner.

José C Paz es uno de los distritos más pobres del conurbano y el que recibe más planes sociales en el país. El intendente llegó al gobierno en 1999, después de haber tomado el Concejo Deliberante de esa localidad por un año.

En abril, apenas dos meses antes de las elecciones lanzó el "Plan Veredas", con fondos del Ministerio de Acción Social de la Nación. En cuestión de días anotó 10.000 personas al plan. La promesa era un pago de $ 1000 a cambio de la construcción de veredas en distintos barrios.

Apenas comenzó a implementarse recibió acusaciones por el manejo clientelar. El Partido Obrero, llegó a cortar la calle de entrada del municipio denunciando que quienes anotaban a los trabajadores se quedaban con parte de los 1000 pesos prometidos. Ahora, a los beneficiarios del plan les hacen firmar una planilla en el que deben declarar que "en ningún momento y por ninguna razón referentes o personal alguno me habría solicitado dinero por el cobro del beneficio nacional otorgado por Desarrollo Humano, organismo dependiente de nación, el cobro del Plan vereda, el importe en su total de 1.000 mil pesos. Que fueron y serán cobrados por mi persona" (SIC). Patricia Lazaretti, candidata a legisladora por Recrear, dijo a Crítica de la Argentina que "el verdadero objetivo de hacerles firmar el papel no es controlar la corrupción, sino, en realidad proteger a los corruptos. Van a tener un papel más en la mano cuando le digan a un juez: mire, esta persona firmó acá que yo no le saqué ni un peso". Lazaretti cree que la medida esconde una coacción. "Si el puntero se está quedando con una parte es un corrupto, y si es un corrupto, antes de darle la plata, con una sonrisa, le dará a entender que si no firma, no cobra más", interpretó. Javier Romero.

Comentá la nota