II Jornadas "Derechos y Obligaciones Ciudadanas"

Ayer concluyó una serie de actividades promovidas por Cooperanza y la Fundación Par. EL NORTE entrevistó sobre la problemática a dos de los disertantes: Nora Viladesau y Hugo Fiamberti. "Es un tema muy complejo pero que converge en un punto: la participación de la diversidad y la construcción social de lo normal. Son claves para incluir y vitales para diseñar lo que sea", consideró el Licenciado.
Las II Jornadas sobre Discapacidad "Derechos y Obligaciones Ciudadanas" concluyeron ayer, con la participación de diversos actores sociales. Fueron promovidas por APAC Cooperanza y la Fundación Par. EL NORTE entrevistó a dos de los disertantes: la Arq. Nora Viladesau y el Lic. Hugo Fiamberti, ambos de Par.

Según la Encuesta Nacional de Personas con Discapacidad (ENDI) realizada en Argentina en el período 2002-2003 en localidades de más de 5.000 habitantes, en uno de cada cinco hogares del país reside por lo menos una persona con discapacidad.

¿Cuándo nos referimos a "jornadas de discapacidad" o se habla de "discapacidad", en vez de referirnos más abarcativamente -por ejemplo- al derecho a la igualdad de oportunidades, no se sigue sectorizando en vez de incluir?

Hugo Fiamberti: Sí, coincido. Sucede que si bien hay puntos de encuentro en cuanto a la falta de oportunidades, discriminación, etcétera, hay lógicas propias de cada una de las discapacidades (mentales, motrices, viscerales y sensoriales). Hablar de determinadas situaciones implica sectorizar, como sucede también con: migrantes, afrodescendientes, diversidad sexual. Son poblaciones denominadas minorías.

Nora Viladesau: Este tema es uno de los que se trató en la construcción de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. Una de las discusiones es si se ponía como tema aparte: la mujer con discapacidad, los niños con discapacidad. Se llegó a la conclusión de que todavía era necesario ese tipo de referencia.

Construcción de normalidad

¿Cómo se debería abordar la problemática de la discapacidad desde la familia y la escuela, por ejemplo? ¿Cuáles son los errores más frecuentes?

HF: Es muy importante denominar al menos "personas con discapacidad" (y no discapacitados), aunque lo más correcto creo que sería "personas en situación de discapacidad". La Convención establece un modelo social de la discapacidad que dice que si bien una persona tiene un déficit, la discapacidad la manifiesta el contexto. La construcción de la normalidad la hacemos las mayorías (los que pueden, ver, caminar, andar autónomamente, entre otros). El gran índice de desocupación que hay en la población con discapacidad que está activa para trabajar, está dado -entre otros- por una sociedad competitiva y capitalista. A la sociedad con discapacidad no le igualamos las oportunidades para educarse. No tenemos ciudades accesibles. En último lugar, ¿cuántos jóvenes con discapacidad pueden acceder a la Universidad? No debemos olvidar que en cualquier momento nos podemos discapacitar.

Participación de la diversidad

¿Qué sucede con el acceso a la información en materia de derechos?

HF: Tenemos una legislación muy buena. El certificado de discapacidad es una de las columnas vertebrales de la legislación, toda persona debe saber que con él se accede a una cantidad de derechos. Ya tenemos problemas estructurales de acceso a la información en ese sentido. Cuando una persona se discapacita en un Hospital de Agudos, en ninguno le informa cuál es su nueva situación en la sociedad. Es un problema de construcción de ciudadanía. En las escuelas especiales ¿para qué se forma a los jóvenes?, ¿para cumplir con una currícula? Es un tema muy complejo pero que converge en un punto: la participación de la diversidad y construcción social de lo normal. Son claves para incluir y vitales para diseñar lo que sea. Las personas con discapacidad deben ser consideradas como sujetos de derecho, no de asistencia. Es un proceso largo, pero en el que se ha logrado mucho.

Estado y rampas

¿Se puede avanzar en la problemática de la discapacidad cuando el Estado en muchos casos es el principal "infractor"?

HF: El Estado somos todos, es cierto que hay distintas cadenas de responsabilidades y sistemas mentales "normales" durísimos que nadie está dispuesto a atravesar. El Estado incumple pero también logró que a nivel nacional se hayan logrado muchos programas.

¿Tuvo oportunidad de ver las rampas que se están construyendo en algunas esquinas de San Nicolás?

La ciudad es complicada: tiene veredas muy angostas y cordones muy anchos, y es difícil hacer rampas. Creo que van a tener que ir buscando soluciones para cada esquina. Las que están haciendo ahora creo que están bien. Los Arquitectos de acá me comentaron que en algunos lugares se va a elevar la calle. Puede ser una solución. Lo importante es que el Código de Edificación prevea los parámetros para las nuevas construcciones. Las veredas llevan rampas porque es una forma de construir para todos, al igual que las partes públicas de los edificios.

Comentá la nota