Jornada de tensión en Desarrollo Social

Los trabajadores, que reclaman un incremento salarial, tomaron las instalaciones del edificio e impidieron el ingreso de personal.

Neuquén > Una nueva jornada de tensión se vivió ayer en el Ministerio de Desarrollo Social de Neuquén, cuando los trabajadores afiliados al gremio UPCN que reclaman un incremento salarial de 800 pesos tomaron las instalaciones e impidieron el ingreso de personal a las oficinas.

La misma medida ya había sido tomada en otras oportunidades desde que se inició el conflicto, y al igual que ayer las autoridades de la cartera ordenaron la intervención de un fiscal y de la fuerza policial para garantizar el funcionamiento del resto de la planta de empleados.

A primera hora del día el fiscal Rómulo Pati certificó la presencia de los manifestantes en las puertas del ministerio ubicado entre las calles Anaya y Planas, mientras que minutos más tarde lo hizo el ministro del área, César Pérez, quien sostuvo que respetará el derecho a reclamar pero no permitirá que "se impida el libre ejercicio del trabajo". "Ellos (UPCN) se sienten dueños del edificio cuando el edificio es de todos", asestó Pérez. Y agregó que "un 98% de los empleados que cumplen tareas en este lugar no adhieren a la medida de fuerza".

Pérez explicó que el expediente con el aumento de 400 pesos de bolsillo que solicita el gremio, "fue ingresado ayer a las 13 al Ministerio De Hacienda y está bastante avanzado. Pero ellos quieren una respuesta ya". Por otro lado, aclaró que la lista de beneficiarios, que incluye a unos 900 trabajadores, fue depurada por los mismos delegados de UPCN.

Comentá la nota