Jornada de protesta de ATE en Casa de Gobierno

Un grupo de trabajadores permaneció ayer durante varias horas dentro del edificio central. Reclaman el pago escalonado de haberes y del aguinaldo. Lamentan que el Gobierno no se preste al diálogo. Finalmente, por la tarde, obtuvieron la promesa de que la Mandataria fueguina los atenderá entre hoy y mañana.
Una compleja jornada vivieron ayer los agremiados a la Asociación de Trabajadores del Estado tanto de Ushuaia como de Río Grande, quienes desde la mañana se convocaron frente a Casa de Gobierno para reclamar el pago del aumento salarial acordado con la primer mandataria, entre otros reclamos, pero fueron reprimidos por las fuerzas policiales que utilizaron gas pimienta.

Asimismo, desde la mañana, las puertas del edificio se encontraron cerradas, pero un grupo de dirigentes logró ingresar por una de las puertas de emergencia. Indicaron que buscaban realizar la reunión como habitualmente se hace, pero fueron reprimidos por el personal policial quienes les lanzaron gas pimienta, luego no les permitieron utilizar los sanitarios, según relató a TIEMPO Fueguino Alicia Acuña.

La trabajadora explicó que muchas de ellas eran mujeres, quienes necesitaron ingerir líquido luego de aspirar el gas, pero en muchos de los casos no pudieron dado la orden policial. Desmintió que la intensión fuera la de tomar la casa de gobierno, sino que por el contrario, buscaban efectuar junto a los compañeros de la administración una de las tradicionales asambleas para debatir entre todos los pasos a seguir en relación al incumplimiento de la gestión de Ríos.

Cabe destacar que tampoco se dejó que ingresara la prensa a realizar su trabajo, y según trascendió, los funcionarios argumentaron que esta medida se tomaba para evitar que se sufriera algún daño, cuestión que no fue entendida por los trabajadores de medios.

Por momentos se observaba a los empleados de distintas oficinas intentar tomar aire, a través de las ventanas que dan a la calle, al parecer el olor que provocaba el gas pimienta lanzado les impedía respirar con normalidad.

Pasadas las 18 se movilizaron por la calle San Martín hasta la vicepresidencia del parlamento, donde esperan ser recibidos por el arista Manuel Raimbault, quien se transformó en el único interlocutor entre el gremio y el Gobierno.

Al llegar allí, les informaron que hoy o mañana mantendrían una reunión con la mandataria fueguina, al parecer el legislador y vice gobernador a cargo, les gestionó un encuentro de partes. En este sentido, el gremio decidió no realizar ninguna medida, de manera que las autoridades no utilicen ningún pretexto para no atenderlos.

"Falta de compromiso"

El dirigente gremial de ATE de Río Grande, Carlos Almirón, fue duro al referirse al gobierno al indicar que "falta al compromiso" asumido ante los trabajadores, en ese sentido expresó que protestan ante el pago escalonado del aguinaldo y del sueldo de noviembre.

"Pensamos que por lo menos nos iba a recibir por lo menos el ministro de Gobierno, peor nos encontramos con la sorpresa de que la casa de gobierno esta cerrada y con policías adentro", lamentó el trabajador.

En tanto siguió al expresar el malestar que vive el sector, dado que la actual gestión, combatió al gobierno de Manfredotti, pero actúa similar, y no escucha a los trabajadores.

"Esta forma de conducirse del gobierno de sentarse a dialogar para solucionar los problemas, nos lleva a un callejón sin salida" concluyó el dirigente.

Comentá la nota