Jornada con muy baja tensión en la Capital

La provisión de agua fue crítica en muchos barrios de la ciudad. También hubo cortes de energía. Localidades del interior sufrieron problemas eléctricos.
La de ayer fue otra jornada crítica en los servicios. A los cortes eléctricos que se vienen sucediendo desde hace varios días, se sumó la baja tensión que se mantuvo durante buena parte del día, y que hizo imposible activar, por caso, los acondicionadores de aire en el centro de la ciudad. Los sistemas de distribución siguieron sin poder contener la elevada demanda que hay por el intenso calor reinante. Desde el Ente Regulador de Servicios Públicos (ENRE) mencionaron particularmente los inconvenientes en el abastecimiento de agua potable, que están obligando desde hace varios días a sectorizaciones para que todos las zonas de la ciudad tengan suministro al menos por algunas horas.

El colapso en la prestación de los dos servicios esenciales ya es, a esta altura, un escenario que amenaza con tener ribetes dramáticos en las próximas semanas, si el verano llega con temperaturas parecidas a las actuales. Y es que a pesar de que hay distintas obras en marcha para mejorar la prestación de ambos servicios, ninguna de ellas fue terminada.

Las fallas en la provisión sanitaria son quizá las que más complicaciones generan a los vecinos, porque durante varias horas deben soportar la falta de agua en sus domicilios.

Además de los inconvenientes en la Capital, también se sumaron los que padecen usuarios del interior. Por caso en Pomán, y a pesar de tener instalados generadores, no pueden hacerlos funcionar por falta de combustible. En esa localidad tendría que estar lista la estación transformadora de Saujil, que permitiría contener mejor la demanda. Similar situación se da en Recreo. Mientras tanto en Santa María debería haberse construido una doble terna de 33 Kv, lo que impide aprovechar por ahora el vínculo al Sistema Interconectado.

Comentá la nota