JORGE TAIANA: "Hay gestiones en Honduras, pero no con los usurpadores"

Dijo a Clarín que son contactos "de buenos oficios", que no incluyen a los gobernantes de facto. El argentino, que preside la Asamblea de la OEA, dice que la única salida a la crisis es la restitución del presidente.
Ayer fue un día agotador para el canciller argentino Jorge Taiana. Tras 7 horas de negociaciones en el seno de la OEA, finalmente se aprobó, pasadas las 4 de la madrugada, la resolución de la organización que condenó el golpe en Honduras y que emplazó a ese país a restaurar la democracia en 72 horas, que vencen el sábado, a las 10 de la mañana, según adelantó el canciller a Clarín. En un diálogo telefónico desde Washington anoche, poco después de reunirse con el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, Taiana mostraba satisfacción por la resolución. Como presidente de la Asamblea, el argentino tuvo un rol clave en el proceso. "Quedó claro que no se acepta un retroceso a épocas pasadas y que también es fuerte la decisión de que solo la reposición del presidente Zelaya puede solucionar la crisis", dijo a Clarín.

¿Lograr la resolución fue trabajoso?

Fue un día largo pero salió algo que creo que es bien importante y que nosotros impulsamos y es una resolución clara de condena al golpe de Estado y el funcionamiento de la Carta Democrática. Y que, si no se restituye a Zelaya en el poder, en un plazo de 72 horas, se aplica el artículo 21 y se suspende a Honduras. Eso significa que la Asamblea general -de la que fui elegido presidente--va a retomar sesiones el sábado a la mañana, y eso es una primicia porque recién acaba de establecerse. El sábado a las 10 de la mañana se reanudarán las sesiones. Es difícil trabajar acá un 4 de julio pero nosotros insistimos en que el plazo se vencía ese día y no era conveniente dejarlo para después. Para nosotros, no era lo mismo el lunes. Porque era la forma de demostrar la importancia del ultimátum.

¿Y qué pasará hasta el sábado? ¿Hay gestiones?

Hay una serie de reuniones con algunos cancilleres y embajadores y básicamente se han hecho gestiones de buenos oficios que incluyen conversar, pero no con los usurpadores.

¿Hay contactos oficiosos con hondureños?

Puede haber contactos con personas que no pertenezcan al régimen para contarles cómo fue la resolución y que el plazo vence inexorablemente el sábado. La gestión de buenos oficios es parte del procedimiento para agotar la negociación. Si no hay éxito, se aplican las sanciones.

Pero el presidente de facto, Roberto Micheletti, dice que no quiere saber nada con la OEA, ha endurecido ayer su discurso.

Si no reponen al presidente, se aplicará el artículo 21 y el sábado se suspenderá a Honduras con las consecuencias que esto tiene.

Micheletti también les dice a los presidentes que quieren acompañar el regreso de Zelaya, como Cristina Kirchner, que no se metan en los asuntos internos de Honduras.

La presidenta está invitada y ése es un compromiso de ella con la democracia.

Zelaya dijo que vuelve igual al poder cuando venza el ultimátum. ¿Si fracasa el plazo, están dadas las condiciones para un regreso?

Zelaya dijo que él espera el desarrollo de ese período de 72 horas para el retorno. El debe suponer que durante ese período se podrán planificar las condiciones de seguridad para que vuelva.

¿Una salida podría ser que Zelaya retorne y adelante las elecciones?

Las elecciones son en noviembre... falta poco.

¿Y qué pasa si Micheletti resiste la presión mundial, se queda hasta noviembre en el poder y luego llama a elecciones? ¿El sistema internacional podría quedar descolocado?

La comunidad está haciendo lo que tiene que hacer. Se está planteando la vigencia del derecho, el respeto a las normas institucionales y la no aceptación de la fuerza. El mundo debe permanecer firme sobre eso. Debe normalizarse institucionalmente el país. Es difícil que desde un acto de fuerza pueda surgir legitimidad.

¿Cómo ve la posición de EE. UU. en todo esto?

EE. UU. ha apoyado la condena al golpe y el restablecimiento del presidente Zelaya en forma incondicional.

Hay quien dice que sectores de la derecha de EE. UU. alentaron el golpe.

No parece ser la postura de la administración de Obama.

¿Cuál será el rol de la presidenta argentina con su viaje?

Se muestra el compromiso de la Argentina con la democracia en serio y da realce y mayor peso político al retorno del presidente Zelaya.

El regreso puede ser una jugada arriesgada...

La puesta en marcha de su viaje dependerá de la evaluación final de su éxito.

Comentá la nota