Jorge sólo le dará a las comunas un 1,4% más

La Provincia espera que Nación gire en 2010, en total, algo más de 1.800 millones de pesos, lo que equivale a casi la mitad del presupuesto. Ya hubo una recuperación de fondos en el último trimestre.
En La Pampa, la performance con relación a la percepción de los recursos tributarios nacionales durante 2009, estuvo muy por debajo de las estimaciones del Poder Ejecutivo Provincial. La pequeña suba en la coparticipación federal, inclusive menor a las estimaciones oficiales y privadas sobre la inflación, fueron influenciadas en buena medida por la fuerte sequía que azotó a toda la zona núcleo de la Pampa Húmeda y la crisis financiera global.

Así, durante el año pasado el aumento de las transferencias nacionales fue del 9,7 por ciento; es decir que ingresaron a las arcas provinciales 121,1 millones de pesos más que lo percibido en 2008. Por lo tanto, el superávit de recaudación pasó de 1.253 a 1.374 millones de pesos de un ejercicio a otro.

Según el presupuesto provincial 2010, el total a ingresar desde la jurisdicción nacional fue estimado en 1.839 millones, de los cuales sólo por coparticipación federal trepará a los 1.689 millones. Para las comunas y comisiones de fomento se espera un año más mucho más difícil todavía en lo financiero, ya que si bien habrá una fuerte recuperación de los ingresos propios (tasas municipales), el aumento previsto en la coparticipación provincial será de tan sólo un 1,4 por ciento (de 248,9 a 252,6 millones).

Por el incremento de los giros que provienen desde Nación (IVA y Ganancias gracias a la inflación), derechos de exportación y la nacionalización de los fondos de las AFJP en favor de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses), el gobierno pampeano recibió un muy modesto incremento de sus recursos de origen nacional. El total de transferencias no alcanzaron a superar las metas estimadas en el presupuesto provincial 2009, que habían sido de 1.610 millones, es decir que si bien creció con respecto a 2008 en un 10 por ciento (pasó de 1.253 a 1.374 millones), fue también un 14,6 por ciento inferior al que el PEP predijo en el balance público del ejercicio pasado (se presupuestó por 1.610 y llegaron 1.374 millones).

Ultimo trimestre fue mejor.

Según puede apreciarse en el cuadro anexo, en convergencia con el amesetamiento de la crisis global y el mejoramiento del clima, durante el último trimestre del año hubo una fuerte recuperación de las transferencias coparticipadas y de afectación específica (ley 23.548 y regímenes especiales), ya que promediaron el 15 por ciento. Ahora se espera que ese rumbo se mantenga en 2010 y que el crecimiento de las partidas permita sostener la suba del gasto público y el plan de obras del gobierno de Oscar Mario Jorge.

Otra buena para el gobierno provincial es que este año habría algunos cambios en el impuesto a los débitos y créditos bancarios (gravamen al cheque), ya que en la actualidad tan sólo el 30 por ciento de lo recaudado ingresa a la masa de recursos a distribuir entre la Nación y las provincias, mientras que el 70 restante constituye un resorte recurso exclusivo del gobierno central. Todo ello en orden a la afectación específica de un impuesto coparticipable, de acuerdo a la ley 25.413. Por aplicación de tales coeficientes, el reparto efectivo asigna un 85 por ciento a la Nación y apenas el 15 por ciento al conjunto de las provincias. Es de esperar que los nuevos legisladores nacionales continúen con la pelea para recibir aquellos fondos, que para La Pampa son estimados en una merma de 100 millones de pesos.

En 2010 ya se nota una lenta, pero pausada recuperación de sectores clave de la economía, por lo cual se infiere que no sólo las partidas coparticipadas repecharán, sino también las regalías hidrocarburíferas y los contratos petroleros con las compañías.

Comunas, más complicadas.

El presupuesto general de gastos y cálculo de recursos para el ejercicio financiero del año en curso es de 3.813 millones de pesos, es decir que las transferencias nacionales importarán un 48,2 por ciento de ese monto (1.374,1 millones). Si bien tamaña porcentualidad es superior a la de años anteriores, le reportará al P.E.P. más divisas que 2009 para la mejora en la obra pública, las actualizaciones salariales y la generación de empleo.

Pero en lo que respecta a la coparticipación municipal de los recursos y el fondo complementario (creado a partir del año pasado), la suba será insignificante, con lo cual se deja trasuntar que no se está en línea con la actualización a valores constantes que se realiza desde la Nación.

Sin dudas que todo ello acarreará otro año muy complicado para las intendencias y comisiones de fomento. En 2010 la coparticipación municipal primaria pampeana fue presupuestada en 197,5 millones de pesos (en 2009 fue de 194,7 millones) y el Fondo Complementario en 55 millones (54,2 millones en 2009). Lo concreto es que los municipios en su conjunto recibirán de lo recaudado por los conceptos coparticipables exclusivamente desde Nación menos del 15 por ciento, cuando el año pasado ese porcentaje trepó al 19,8.

Aquellos recursos provienen de una parte de los impuestos provinciales; el 51 por ciento de lo que recibe La Pampa del régimen de coparticipación federal; del Fondo Complementario y de los aportes no reintegrables del Tesoro Nacional de libre disponibilidad junto a las llamada afectaciones directas. Según el PEP ello sólo importará para los municipios un aumento de apenas 3,7 millones.

La gran pregunta es porque tamaña diferencia. Si los recursos nacionales crecieron casi un 10 por ciento en 2009, ¿por qué a las municipalidades pampeanas sólo les crecerá un 1,4 en 2010? Casi con seguridad que la Secretaría de Asuntos Municipales (maneja la coparticipación secundaria de los recursos provinciales) seguirá digitando a quién le manda o no el dinero.

Comentá la nota