Jorge Sevillano renunció al Directorio.

La restricción impuesta por el Banco Central que establece que los directorios de las entidades bancarias podrán funcionar con normalidad con hasta un 20% de sus integrantes sin la aprobación de ese órgano rector, motivó que el empresario riograndense Jorge Sevillano resolviera renunciar al cargo de director del BTF.
La restricción impuesta por el Banco Central que establece que los directorios de las entidades bancarias podrán funcionar con normalidad con hasta un 20% de sus integrantes sin la aprobación de ese órgano rector, motivó que el empresario riograndense Jorge Sevillano resolviera renunciar al cargo de Director del BTF.

El propio interesado precisó que su determinación estuvo apuntada a facilitar la salida del BTF del plan de encuadramiento que dispuso el Central hace unos 7 años atrás. Sevillano indicó que el Banco provincial ya está en condiciones operativas de salir de ese plan de encuadre -lo que le permitiría, entre otras cosas, habilitar nuevas sucursales, disponer operatorias hipotecarias a largo plazo y acceder al mecanismo de asa de interés subsidiada-, pero que uno de los inconvenientes que todavía enfrenta es que más del 20% de los miembros del Directorio no han sido aprobados por el Central. Sostuvo que para posibilitar una rápida solución a ese tema puso su renuncia a consideración de la Gobernadora, la que la aceptó el pasado miércoles 18 mediante el dictado del decreto 368/09.

"Mi motivación fue, dentro de mis posibilidades, allanar el camino para que el Banco pueda salir lo antes posible del plan de encuadre", afirmó el empresario. Negó de manera terminante que su decisión de alejarse del cargo haya estado vinculada a diferencias internas con otros integrantes del directorio, ello a pesar de reconocer que como sucede en todo órgano colegiado "resulta lógico que existan diferencias de opinión".

Según puso averiguar este medio, además de Sevillano, los directores Rubén Bahntje y Favio Falleti tampoco cuentan con el visto bueno del Banco Central, pero la situación de este último podría resolverse en el costro plazo, por su condición de ser director en representación de los empleados del BTF. De esa manera, el único director que quedaría sin contar con el placet del Central sería Bahntje, lo que no representaría inconveniente ya que su situación se encontraría contemplada dentro de la normativa antes mencionada.

Las razones por las que el Central puede negar la aprobación de un Director de Banco es que éste sea deudor del sistema bancario o financiero, o que no cumpla con el requisito de idoneidad. Es decir que el interesado no sea profesional de la ciencias económicas o carezca de experiencia bancaria previa a su nombramiento.

Comentá la nota