Jorge se reunió con la familia Tartaglia

Finalmente ayer al mediodía, el gobernador Oscar Mario Jorge recibió a la familia Tartaglia para hablar sobre la inacción de la Secretaría de Derechos Humanos y el escándalo en el que quedaron envueltos sus funcionarios.
El mandatario había adelantado que durante la reunión les iba a pedir disculpas a los familiares y escuchar sus comentarios. Y los Tartaglia dejaron oír sus críticas sobre la falta de acción y de información en el caso de la investigación de la desaparecida santarroseña Lucía Tartaglia y de la apropiación de su hijo o hija que apuntaron a la Secretaría de DDHH.

En la mesa del despacho del gobernador estuvieron sentadas María López y Graciela Tartaglia, madre y hermana de Lucía, secuestrada en 1977 en Capital Federal, y María Lis Castaño, sobrina de María.

A partir de esta reunión, la continuidad del secretario del área, Rubén Funes, como la del director del organismo, Oscar Gatica, quedó pendiendo de un hilo ya que el mandatario pensaba escuchar a los Tartaglia para tomar una determinación sobre si seguían o no en sus funciones.

El encuentro duró 40 minutos y el gobernador despidió a las tres mujeres en el ascensor que se encuentra a metros de su despacho en Casa de Gobierno.

Quejas.

¿Qué se habló en el encuentro? Los Tartaglia presentaron sus quejas sobre la Secretaría y dejaron sobre la mesa una frase contundente: "Usted, señor gobernador, sabe lo que tiene que hacer con Funes", según palabras de Graciela a la salida de Casa de Gobierno. "Me pareció que no era atinado hacer directamente el pedido de renuncia", expresó la hermana de Lucía. Las mujeres indicaron que la reunión fue "muy cordial" y que Jorge les dio "su apoyo moral para seguir luchando".

María comentó a LA ARENA que la reunión "fue bárbara y el gobernador nos atendió muy bien" y que le dijo "que lo que más me interesaba era encontrar pronto a Lucía y mi nieto o nieta para poder estar en paz". No se tocó directamente el tema de la renuncia de Funes, pero el mandatario no hizo una defensa de su funcionario y sólo atinó a decir "eso está en mis manos, es una decisión que tengo que tomar". El gobernador se interesó en saber qué necesitaba la familia en cuanto a la búsqueda de Lucía y se le pidió conocer más sobre la causa judicial contra los represores que secuestraron a la joven santarroseña y de la que no tienen noticias.

"Traidores".

El encuentro se comenzó a gestar el lunes 3 de noviembre cuando los Tartaglia le enviaron una nota a Jorge en la que expresaban su indignación porque en la Secretaría de DDHH dormía hacía más de un año un trámite encargado por el Equipo Argentino de Antropología Forense para que ellos pudieran extraerse muestras de sangre para seguir con la búsqueda de la santarroseña, víctima de la represión ilegal. Poco después, Graciela afirmó públicamente que Funes y Gatica habían "traicionado" a la familia.

El escándalo llegó hasta la Secretaría de DDHH de Nación desde donde un funcionario llamó a la familia para interiorizarse del caso.

Jorge pidió después disculpas por la inacción de los funcionarios y dijo que iba a recibir a los familiares, pero el encuentro se dilató, según fuentes del oficialismo, porque había tenido que atender otros temas, como el Presupuesto 2009 que ingresó la semana pasada a la Legislatura.

Reemplazo.

¿Qué pasará ahora? Fuentes gubernamentales dijeron que Jorge tendría dudas en remover del cargo al secretario de DDHH, aunque sus funcionarios más cercanos empezaron a sondear al menos a un posible reemplazante. El mismo director de Prensa, Bruno Cazenave, afirmó que no se iba a contemplar el pedido de renuncia. Otros afirman que la decisión estaba ya tomada desde hace varios días y que hay una renuncia de Funes sobre el escritorio de Jorge que esperaba una definición para después de que se hablara con los Tartaglia.

La ausencia de Funes en la reunión y la falta de defensa a su funcionario por parte de Jorge fue tomada como un gesto político de que las horas del secretario estarían contadas al frente del organismo.

Funes asumió en mayo de 2006 como titular de la Secretaría de DDHH cuando este organismo fue creado por el gobernador Carlos Verna. Fue candidato a diputado nacional por el PJ en 2007, pero no ingresó. Jorge le dio continuidad en el cargo durante su gestión, hasta que estalló el escándalo con la familia Tartaglia.

Comentá la nota