Jorge Ravassi co-conduce el Hospital Capredoni desde principio de año junto a Julián Tessari

Después de varios años de no tener notoriedad en los medios, alejado de la actividad política y de los cargos públicos en Salud, en los que se había destacado en los ´90, Jorge Ravassi vuelve al ruedo. Desde el 1º de enero el pediatra es co director del Hospital "Miguel Capredoni" junto a Julián Tessari, y en el escritorio adjunto que colocó en la dirección atendió ayer a LA MAÑANA.
¿Después de cuánto tiempo volvés al Hospital, a estar relacionado con la salud pública de Bolívar como funcionario?

- Yo dejé el cargo en diciembre de 1998, se puede decir que, si bien el nombramiento mío es a partir del 1º de enero de 2010, fueron 11 años, que pasaron como un sueño, esos días se pasan rápido. Pero dentro de todo siempre estuve vinculado, siempre me interesa la salud pública, las estadísticas, siempre tengo una inquietud más allá del ejercicio puramente asistencial de la profesión.

¿Esta idea de la co dirección con Tessari era una idea de Simón que se terminó plasmando en el gobierno de Erreca?

- Sí; pero en ese momento no se pudo concretar, creo que este momento es mejor, no porque no esté Simón, con el cual hay un respeto mutuo, más allá de algunas diferencias ocasionales lógicas por la forma que tenemos de ver el mundo; pero para mí Simón fue un intendente muy importante porque ha cambiado la administración pública. Cuando a veces se habla de que antes había 600 agentes municipales y ahora hay 1.000, hay que ver el por qué, no es que hay acomodo político y que se han nombrado a los amigos, sino que hay un hecho fundamental en Bolívar que ya lo tomamos como cotidiano, que es la Universidad.

El CRUB para mí es una de las grandes realizaciones de Simón, más allá de sus errores, que los tiene como cualquier gobernante. El CRUB implica que hay alrededor de 800 ó 900 alumnos de las distintas carreras, largas, cortas, tradicionales, no tradicionales, presenciales, a distancia, extensión universitaria, que giran alrededor del CRUB. Estudiantes de Bolívar que no pueden ir a estudiar a otro lado, estudiantes que vienen de otros lados a estudiar a Bolívar, y eso genera una especie de masa crítica que cambia un poco el aspecto de la ciudad, es una riqueza que a veces no es posible medirla en forma directa; pero es una cosa importantísima, más allá del hecho de formar profesionales.

Para mí la presencia universitaria en Bolívar no se limita sólo a la formación de profesionales, cambia inclusive la mentalidad de la ciudad, eso es una. Y la otra es el CRIB, porque también ahí hay un gran trabajo de Griselda Iglesias, que se empezó a gestar cuando compartíamos la función, yo era secretario de Acción Social y ella directora, y después quedó en mi lugar cuando yo me vine exclusivamente al Hospital, y el gran trabajo de Rubén Amado también ahí.

El CRIB se maneja con personas, por más que uno tenga una serie de aparatos, una pileta maravillosa, un gimnasio maravilloso, se necesita el profesor de educación física, la psicopeda-goga, la fonoaudióloga, la psicóloga, el médico, el personal administrativo, entonces vos no podés quedarte con un municipio para decir que no tenés que superar 600 empleados y entonces no hacés nada. El CRUB y el CRIB me parecen dos hitos fundamentales, y el Hospital, que también ha crecido.

El Capredoni ahora tiene un ala más que cuando yo estaba de secretario de salud, todo eso se hizo con la ayuda de Tinelli, hay un sector de neonatología, se puso en funcionamiento la terapia intensiva, se creó el servicio de hemodiálisis con la presencia de dos nefró-logos en el Hospital, eso lleva gente, eso es crecimiento, eso es brindar mejor servicio a la población, y si uno mira los números, te puedo decir que la productividad de Bolívar, del año 1999 al 2009 aumentó un 80 por ciento, y alguien puede decir que no existen más las clínicas; pero la Modelo hace 4 meses que dejó de funcionar, es decir que el crecimiento se produjo con clínicas o sin clínicas, y tal vez no se nota tanto en las consultas porque los consultorios están funcionando bien. Hay muy buenos profesionales, el 90 por ciento de los cuales trabajan también en el Hospital, pero está el Consultorio Médico Asociados, Physis, el de Olavarría y Sargento Cabral, agrupaciones de profesionales que trabajan muy bien en el consultorio, entonces eso más los centros de atención primaria ha hecho que el impacto de la demanda de consulta en el Hospital no haya sido tan grande.

En cirugía te puedo dar cifras, el número de egresos en el último semestre del ´96 y primer semestre del ´97, según cifras oficiales de Región Sanitaria, en internaciones fue de 2.552, y ahora tenemos, en 2009, 4.259, aumentó el 66 por ciento, considerando que en 2007 y 2008 hubo más internaciones todavía.

Las consultas, por ejemplo, que eran 86 mil, pasaron a 139 mil en el Partido de Bolívar, quiere decir que hubo un aumento del 61 por ciento en 11 años. Todo eso hace que haya más personal. Terapia intensiva, por ejemplo, de movida te lleva 7 profesionales para cubrir las guardias, 4 ó 5 enfermeras más y 1 ó 2 mucamas más, de lo contrario no la podés hacer funcionar, y terapia es un servicio que funciona excelente.

Lo mismo pasa en ne-frología, si bien hay dos médicos nefrólogos, nece-sitás un plantel de 5 ó 6 enfermeros, más el personal de asistencia que tiene que hacer la limpieza y todo lo demás.

Lo mismo va a pasar cuando se inaugure oncología, y lo mismo ha pasado con el CRIB, con el CRUB y con todas las actividades que se han hecho. Cuando uno llega a 1.000 agentes es importante, era lo que tenía Trenque Lauquen cuando asumimos nosotros, que era el municipio modelo de la provincia de Buenos Aires con Barrachia en su esplendor.

Existe la planta de reciclaje, iniciativa nuestra como concejales, que después la puso en marcha Simón, y ahí tenés agentes municipales. Si vos dejás la Municipalidad chiquitita, sin tocar, lógicamente que te vas a quedar con los 600 empleados que pretenden algunos que debe tener la Municipalidad de Bolívar. La Municipalidad ha crecido en servicios que le brinda a la comunidad, y vamos por más.

Hablaste del CRUB, ¿imaginaste alguna vez que le iba a servir a la salud formando enfermeras profesionales?

- Sí, e incluso está la posibilidad de aprender idiomas, para el profesional que quiera mejorar su inglés. Ese es el cambio que se ha producido y que tiene incidencia en la salud, todo tiene incidencia, cuando hacés una extensión del agua potable también la tiene. Hubo países europeos que disminuyeron drásticamente las enfermedades transmisibles, como el cólera, haciendo obras públicas.

Ultimamente se habló mucho de Hospital Abierto y Hospital Arancelado, ¿cuál es tu concepto respecto de esto?

- Mirá, esto en épocas de papá (Francisco Ravassi, ex intendente) no se hablaba, fue un concepto que salió con la dictadura militar. Esto se profundizó con la expresión máxima del neoliberalismo en los ´90, si bien decían que el Estado se tenía que concentrar en salud, educación y seguridad, fue un mito que se vendió para desguasar al Estado.

Ese concepto decía que los hospitales tenían que autofinanciarse u obtener financiamiento extra, un concepto que yo comparto; lo que sí, me parece es que hay un objetivo que es ineludible para las instituciones públicas, que es recuperar el aporte de las obras sociales cuando se brinda una prestación a un afiliado, porque de lo contrario al afiliado de la obra social le están descontando todos los meses, y por el otro recibe un servicio en un hospital que es totalmente gratuito. Nosotros en esta etapa estamos tratando de optimizar el cobro de las obras sociales, y para que te des una idea de cómo ha evolucionado esto, cuando nosotros agarramos el municipio en 1995, se cobraba por obras sociales poco más de 100 mil pesos al año. Nosotros en un año lo llevamos al doble, y en este momento por atención de obras sociales, ART, compañías de seguros, etc., se están cobrando de 4 a 5 millones de pesos por año.

Igual no nos alcanza, porque la coparticipación que envía la Provincia para mantener el presupuesto del Hospital son 19 millones de pesos, quedaría un bache de 4 millones de pesos que se cubren con la parte de las tasas que el Departamento Ejecutivo tiene derecho a disponer.

Lo ideal sería que se financiara el 100 por ciento, para hacer eso tendríamos que arancelar el Hospital, que de hecho está arancelado, cuando se cobran a las obras sociales el Hospital está cobrando aranceles en forma indirecta. Si en algún momento tuviéramos un cuello de botella, se podría plantear, por el momento pienso que no es un tema que nos quite el sueño, y estamos pensando en cuestiones alternativas para obtener recursos sin afectar el bolsillo de la gente, porque prefiero que no pague el que tiene y no que le hagamos pagar a uno que no tiene para hacerlo. Es un tema muy delicado, es muy fácil hablar desde la tribuna.

La salud pública es un servicio, y lo que "pierde" el Estado es una inversión que hace a nivel social. Si el Estado brinda una buena atención médica o condiciones óptimas de vivienda, salubridad y demás, eso se transforma en menor cantidad de muertes prematuras, menor cantidad de viudas a cargo de los hijos, menor cantidad de discapacitados a cargo de las familias, entonces si bien no hay un beneficio directo, hay un beneficio social que es mucho más importante.

Comentá la nota