Jorge ponderó inversión de la empresa Limsa

Fue durante la presentación de dos barredoras, dos camiones compactadores y un recolector de patógenos, incorporados al equipamiento de la compañía responsable de la higiene de San Salvador de Jujuy.

Directivos de la firma Limsa y el secretario de Servicios Públicos, Aldo Montiel, confirmaron que el equipamiento consiste en dos camiones con cajas compactadoras -una Bicupiro y otra Scorsa-, dos barredoras aspiradoras destinadas a la limpieza de los cordones cuneta de las zonas a cargo de la misma, puentes y avenidas, más un camión con caja específica destinada al transporte de los residuos patógenos.

Las barredoras tienen capacidad de carga de cinco cubos, que luego son volcados a una caja para su traslado final. Permiten reemplazar, de alguna manera, lo que es el barrido manual, por la eficiencia y la capacidad de carga que tienen los vehículos, lo que llevará a la redistribución de los operarios en zonas más críticas en cuanto a frecuencia vehicular y tránsito de personas. Asimismo, están destinas a accesos importantes, donde el barrido manual pone en riesgo a los operarios, por la alta velocidad de los vehículos en general.

En declaraciones a la prensa, el intendente Raúl Jorge ponderó el esfuerzo de la Limsa para concretar la inversión apreciada, considerando que "es equipamiento con unidades cero kilómetro, con la máxima tecnología para que la ciudad esté más limpia y, de alguna forma, con el esfuerzo que hace la Municipalidad, en la necesidad de tener un ambiente diferente, esto es una inversión que celebramos y nos parece que es el camino de ir mejorando los servicios y levantar la autoestima, trabajando en algo fundamental".

Al mismo tiempo, consignó que "la gente es el artífice fundamental para que colaboremos, no sólo con este equipamiento, sino también en hacerle ver al vecino que es necesario usar los cestos y sacar los residuos en los horarios correspondientes".

El secretario de Servicios Públicos, Aldo Montiel, también tiró flores: "lo que debemos reconocer es la inversión de la empresa prestataria, con dos camiones compactadores nuevos, con cajas de dieciséis metros cúbicos, otro para el traslado de residuos patógenos y dos barredoras aspiradoras, que la última vez que hubo barredoras en la ciudad fue en el año 1966. Son barredoras de última generación, además de dos camionetas adicionales para la inspección".

El funcionario también anunció que Limsa "tiene como proyección instalar dos cestos papeleros más en las esquinas de la ciudad" y en tono firme se dirigió a la comunidad pidiendo colaboración para mantener la ciudad limpia: "ahora el llamado de atención es al vecino, para que respete los horarios, las frecuencias, que saquen los residuos en bolsas adecuadas".

Por último, explicó el recorrido de las barredoras: "la idea es hacer una prueba piloto en el casco céntrico, pero fundamentalmente van a estar en las avenidas, puentes, y en el acceso sur".

Por su parte, el gerente operativo de la compañía, Germán Maclis, resaltó que las barredoras pueden limpiar diez cuadras en 20 a 30 minutos, "lo que habla de su eficiencia, con un sistema de dispersión de agua y aspiración, que nos va a permitir optimizar el servicio", dijo.

Comentá la nota