Jorge Jofré "la pavimentación de la 81 es una demostración de capacidad de Formosa"

El administrador de Vialidad Provincial que celebró sus bodas de oro, reconoció que en la historia de la institución la pavimentación de la ruta nacional N° 81 fue una de las grandes aspiraciones del pueblo y de los distintos gobiernos de Formosa y que al crearse la Dirección Provincial de Vialidad, en 1958, esta carretera vertebral de la provincia no existía en toda su extensión ni siquiera como ruta de tierra y que fue el naciente organismo, mediante convenio con la DNV, el encargado de construir el tramo ‘Pozo del Mortero –Ingeniero Juárez- Límite con Salta’.
"Asumir este compromiso obligó a la provincia a adquisición de nuevas unidades para incrementar el incipiente parque vial", evoca Jorge Jofré para señalar que fue la Dirección Nacional de Vialidad la que se constituyó en principal proveedora de equipos viales. Relató que la DNV transfirió en venta unidades propias, algunas existentes en depósitos de la Capital Federal, otras a retirar de Córdoba) y que todo este equipamiento fue abonado por la DPV con fondos de coparticipación federal o provenientes de créditos solicitados al efecto.

"Mientras el flamante Gobierno de la provincia de Formosa insistía ante el organismo federal acerca de la necesidad de comunicarse por una red vial con Salta, las autoridades nacionales aludían no disponer de fondos en el presupuesto para acometer esas obras. Finalmente, tras muchas gestiones, el gobierno federal aceptó continuar esta ruta con fondos entregados por Formosa en carácter de préstamos", consigna Jofré.

Cita así que en junio de 1959 aprobó un convenio firmado para transferir a la DNV fondos de coparticipación federal correspondientes a Formosa como recurso para continuar la Ruta Nacional N° 81, siendo el monto de 8.000.000 pesos, importe estimado para concluir las tareas en suelo formoseño..-

"Fue la DPV la que, con la adquisición de equipos nuevos, construyó los 158 kilómetros de la Ruta Nacional N° 81, suelo compactado, entre Pozo del Mortero y el límite con Salta. En un acto de gran significación para la provincia de Formosa, en el marco de los festejos del ‘Día del Camino’, el 3 de octubre de 1965 se efectuó la ceremonia inaugural del tramo ‘Pozo del Mortero – Límite con Salta’ en la localidad salteña de ‘Los Blancos’", resalta con orgullo el actual administrador general.

Jofré señala en su relato histórico que, siendo ésta una de las importantes vías de comunicación con el noroeste del país, hoy llamado ‘Eje Capricornio’, la DPV obtuvo la venia del gobierno nacional para interesar a su similar de Salta y al Distrito de la DNV N° 5 con asiento en aquella provincia, la construcción del tramo ‘Pluma de Pato – Límite con Formosa’ que aún faltaba hacer para unir a nuestra provincia con el resto del NOA.

Primer tramo pavimentado

Con este propósito, y con el fin de transferir experiencias recogidas en el proceso de construcción del tramo en el extremo oeste formoseño, el 2 de marzo de 1963 viajó a la ciudad de Salta el titular de la DPV, ngeniero Felipe Osmar Quaranta.

La pavimentación de esta ruta fue una inquietud que las autoridades provinciales llevaban constantemente al gobierno federal. Durante el gobierno del Coronel Augusto Sosa Laprida se pudo dar inicio a la ejecución de de esta obra.

La primera etapa, de unos 30 Km. de longitud entre ‘Empalme Ruta Nacional N° 11 y Puesto Pilagá’ se llamó a licitación pública estableciéndose la apertura de ofertas para el 30 de septiembre de 1968. Tras las ofertas, este primer tramo fue adjudicado a la firma ‘Empresa Argentina de Construcciones Públicas SACI y F.’, firmándose el respectivo contrato el 29 de mayo de 1969.

Faltando detalles (colocación de barandas de puentes, etc) la empresa abandonó la obra. Efectuadas las tramitaciones de rigor, el 29 de mayo de 1971 se procedió a rescindir el contrato. Por entonces ese tramo ya tenía libre circulación vehicular. En ese estado quedó librado al tránsito y, recién 6 de abril de 1979 se confeccionó la documentación de recepción definitiva.

Hasta Gran Guardia

En su referencia histórica, Jorge Jofré señaló que en noviembre de 1969 se convocó a licitación para la construcción del segundo tramo comprendido entre Puesto Pilagá y Gran Guardia el que, luego de las tramitaciones de rigor, fue adjudicado a la firma CHACOFFI SACIFEI. Esta obra encontró su jornada de finalización el 31 de julio de 1972, aunque recién el 21 de diciembre del año siguiente se labró el acta de recepción definitiva.

El tercer tramo comprendido entre Gran Guardia – acceso a Pirané, fue adjudicado el 5 de abril de 1971 a la empresa ‘DECAVIAL SAICAC’. Los trabajos avanzaron sin mayores dificultades. Luego del periodo de garantía, el 25 de julio de 1974 se firmó el acta de recepción definitiva de este tramo.

El 4 de octubre de 1971 se realizó el acto de apertura de propuestas para ejecutar obras en el tramo ‘Pirané – Palo Santo’ resultando adjudicataria la firma ‘Juan María De Vido e Hijos’.

El 31 de octubre de 1972 también se le adjudicó a esta misma empresa la construcción del tramo ‘Palo Santo – Ruta Nacional N° 95’.

El gesto de Kirchner

Recordó Jofré que hacia 2004, recuperada la normalidad institucional en el orden nacional, el gobernador Insfrán gestionó ante el Presidente de la Nación Dr. Néstor Kirchner la continuidad de esta obra, resaltando la importancia que para la región, el país y el MERCOSUR adquiere una vía de comunicación permanente indispensable el desarrollo económico, el intercambio cultural y la relación con el mundo a través de la conexión bioceánica. "En la comprensión y apoyo encontrado en el titular del Poder Ejecutivo Nacional radica el impulso que esta obra encontró en los últimos años. Esta sección de 212 Km. del ‘Eje Capricornio’ fue fraccionada para su pavimentación en siete tramos, incluyendo la reconstrucción del comprendido entre Las Lomitas – Juan Gregorio Bazán, cuya carpeta de rodamiento prácticamente había desaparecido parcialmente", precisa. Evoca que el 15 de mayo de 2004 se conocieron las ofertas presentadas por las empresas interesadas en construir cuatros de esos tramos: ‘Las Lomitas – Juan Gregorio Bazán’ de 29,957 Km.’; ‘Juan Gregorio Bazán - Pozo del Mortero’ de 29,967 Km.; ‘Pozo del Mortero – Laguna Yema’ de 30,999 Km. y ‘Laguna Yema – Los Chiriguanos’ de 34,952 Km.- Cinco meses, el 14 de septiembre de 2004, se iniciaron la construcción de los 212 Km. de ruta pavimentada entre Las Lomitas y el límite con la provincia de Salta.

Una gran inundación

En los primeros meses de ese año una gran inundación originada en copiosas lluvias, que causó daños en cinco departamentos del oeste formoseño, deterioró esta ruta en las cercanías de Juan Gregorio Bazán. Las aguas, que habían superado las cotas del terraplén pavimentado, destruyeron unos doscientos metros impidiendo la circulación vehicular y dejando aislado a miles de pobladores del oeste formoseño.

"Máquinas y personal de la DPV trabajaron denodadamente hasta que el primer día de febrero se pudo restituir el tránsito sobre esa carretera. Por estos años la DNV encomendó, por contrato, a su similar provincial la conservación de esta ruta en la sección de suelo compactado, mientras que la empresa ICF lo hacía en el tramo pavimentado", revela.

También cita que en el marco del CREMA (Contrato de Recuperación y Mantenimiento), la DPV se comprometió a destinar personal y máquinas para trabajos de esta naturaleza en el tramo Juan Bazán – Límite con Salta, subrayando que la mora en abonar estas labores que, a fines de la década de 1990 y primeros años del 2000 incurría el organismo federal, impactaban enormemente en la operatividad de la DPV, con el consiguiente perjuicio en las poblaciones del oeste formoseño.

Un nuevo impulso

Tras aludir a las realizaciones posteriores, Jofré señala que la pavimentación de la ruta 81 tomó un nuevo impulso a partir del 1995. A fines del año siguiente estaban concluidos los trabajos de terraplén, pavimentación y obras de artes del tramo Las Lomitas – Juan Bazán- de 29,953 km. Los plazos contractuales acordados para esta obra a la empresa Luis Losi, Empresa Constructora, (razón social que también construyó ‘Pozo del Tigre-Las Lomitas’) se adelantaron en seis meses.

En concordancia con la decisión de continuar con la construcción de la Ruta Nacional N° 81, en 1999 se licitó el tramo ‘Pozo del Mortero – Laguna Yema’, refiriendo que una notoria recesión y una recordada inestabilidad política paralizó prácticamente todo trámite relacionado con la continuidad de esta importante carretera, quedando pendiente esta licitación.

Comentá la nota