Jorge Giorno Ideas para una ciudad con futuro

El candidato a diputado porteño por el Partido de la Ciudad Jorge Giorno se refirió al clima electoral a poco menos de un mes de las votaciones legislativas, "el escenario político de la ciudad está manejado por el marketing y no por las propuestas" y consideró que "en los partidos hay un acomodamiento por conveniencia y no por ideología; nadie sabe quién es quién en la ciudad".
Convencido que tendrán un excelente resultado, Giorno habló de las propuestas y las prioridades para dar respuesta a las inquietudes de la sociedad porteña, entre ellas, políticas para la seguridad y el trabajo.

Hay una propuesta del Partido de la Ciudad para las próximas elecciones, ¿cuál es?

El panorama político en la Ciudad de Buenos Aires viene muy confuso. Hay un partido en la jefatura de gobierno que es oposición al gobierno nacional lo que ha traído un gran conflicto para la ciudad y al mismo tiempo tenemos una gran dispersión de lo que hace a la construcción de fuerzas políticas. El cambio de un partido a otro de los distintos candidatos ha provocado que hoy la población no sepa quién es quién en la Ciudad de Buenos Aires, están todos mezclados. En los partidos hay un acomodamiento por conveniencia y no por ideología. En el caso nuestro, la propuesta del Partido de la Ciudad sigue siendo la misma que hace diez años. Fortalecer la autonomía de la ciudad, no solo político sino también económico por eso decidimos llevar como candidato a diputado nacional al Dr. Héctor Luis Yrimia, un destacado abogado que ha sido juez, que entiende muchísimo la problemática de la seguridad que es el primer problema que tienen los habitantes de la ciudad. Queremos llevarlo al Congreso Nacional porque es el lugar donde deben discutirse los principales problemas de seguridad para todo el país.

¿Cuáles son los ejes de campaña del Partido de la Ciudad?

En primer lugar la seguridad y luego el trabajo. Es la segunda preocupación que tiene el ciudadano de Buenos Aires y en esa problemática nos especializamos por eso encabezo la lista de diputados locales, porque eso sí se puede resolver aplicando políticas autónomas, políticas de un centro urbano de una magnitud y la dignidad que tiene Buenos Aires que es la segunda economía del país. Y fíjese qué contrasentido, cuando se votó en la legislatura la última ley de ministerios es como si se olvidaran de votar el Ministerio de Economía. Tenemos un ministerio que administra las expensas comunes de los habitantes pero de la forma en que esta planteado nos transforma más en un municipio que en una provincia. Nosotros estamos viendo a ver cuánto estamos pagando por ingresos brutos, o alumbrado, barrido y limpieza y no nos preocupamos por las políticas de acción activa que tiene que tener la ciudad para transformar la economía en un centro urbano que es lo que está haciendo el mundo entero.

Cómo se hace desde la legislatura para crear trabajo. Siempre se cree que las políticas las puede generar el ejecutivo nacional

Ese es el gran error en que se cae siempre. Hoy las políticas se generan en los centros urbanos. El 90 por ciento de la población mundial vive en centros urbanos. Ha habido un proceso migratorio indetenible del campo a la ciudad y de las ciudades pequeñas a las grandes y eso transformó las economías. El mundo entero también ha avanzado en crear políticas económicas para los centros urbanos tuteladas por las propias autoridades surgidas por el voto popular. Porque esto es lo que permite construir una economía de abajo hacia arriba. Si nosotros vemos que los ingresos de la nación están basados en la exportación de cosechas sin valor agregado; donde no se puede plantar ni criar ningún animal no alcanzan ni llegan las políticas nacionales y esa es la Ciudad de Buenos Aires que es cien por ciento urbano. Si nosotros no fijamos nuestras propias políticas de crecimiento económico en la legislatura con leyes que protejan las cadenas de comercialización y prestación de servicios no tenemos forma de salir económicamente de manera positiva dándoles respuestas a los habitantes porque la Nación nunca lo va hacer.

¿Como se corrige o erradica la inseguridad?

Hay que trabajar muchísimos en la prevención. Es algo que debe primar en la ciudad con sistemas inteligentes, hay que utilizar cámaras en la vía pública, hay que montar una presencia masiva en la ciudad con equipos y personas que estén mirando lo que sucede en la vía pública y alertando a la policía armada en el caso de que suceda algún ilícito. De esa manera transformaremos nuestros espacios públicos en lugares seguros. Hay un abandono por parte del gobierno de los espacios. Los habitantes están solos en los espacios públicos, lo sabemos cada vez que salimos a la calle, si tomamos un colectivo podemos ser presa de un asalto y eso sucede por el abandono que hay por parte del Estado. El Estado debe volver a tomar los espacios públicos, eso es acción de gobierno, es decisión política de llevarlo adelante. No hay ninguna ley que lo impida.

¿Porque tanta ineficiencia a la hora de programar una política de seguridad?

La primera ley de policía la presentamos como Partido de la Ciudad en la legislatura, buscábamos una policía que abandonara el concepto prusiano de construcción de policía dividida en oficiales y suboficiales que la hace más una organización más militar que civil. La policía debe ser una fuerza civil y creábamos la policía de grado único donde la gente que ingresaba al cuerpo policial tenía la expectativa de poder llegar al máximo a lo largo de su carrera. Esto sumado a otros requisitos la transformaba en una policía integrada a la sociedad. No vemos que se esté avanzando en ese sentido. La ciudad tiene que crear como lo tienen en otras ciudades del mundo distintos cuerpos de policía en función de las especialidades. La ciudad de Nueva York tiene policía para los parques, otros para los subterráneos, para la vía pública, para el tránsito. Son distintos esquemas y cada uno especializado. Si nosotros entendemos esto estaremos entendiendo la problemática de la seguridad de un centro urbano. Además de esto tenemos que dar otro tipo de señales. Luego viene la discusión de si mano dura o mano blanda, nosotros decimos mano justa. Debemos ser justos entre todos, entender lo que es el cumplimiento de la ley. En cuanto el Dr. Yrimia esté en el Congreso uno de los primeros proyectos será el de trabajo forzoso para los presos. No puede ser que una persona esté 10 o 15 años tirado panza arriba purgando una condena y viviendo del estado, mantenido por todos nosotros. Debe haber un esquema de trabajo, enseñársele un oficio, debe pagársele un sueldo, descontarle lo que consume y el resto enviárselo a su familia. Es la manera en que una sociedad puede preparar a una persona que ha delinquido para poder reinsertarse en la sociedad. Debe hacérselo por ley.

Poner en práctica la ley de comunas, ¿cree que ayudaría a la gestión en la ciudad?

Siempre existe una tentación del jefe de gobierno de turno de asumir el control total de los dineros de la ciudad y de la ejecución del presupuesto. La puesta en marcha de las comunas implicaría la descentralización del presupuesto y por ende una pérdida relativa del poder político del jefe de gobierno que hoy negocia a través de las distintas partidas presupuestarias su presencia política en los barrios de la ciudad.

Además de la forma que está planteada la ley de comunas, que nos parece correcta, nos llevaría a tener a los dos años elecciones plebiscitarias en las comunas que juzgarían en positivo o no la gestión del jefe de gobierno.

La Constitución de la Ciudad en ese sentido es muy sabia, le ha dado doble facultad a las comunas, tienen iniciativa parlamentaria como si fueran un diputado, con lo cual los distritos ganarían un diputado para ellos para ser representados en la legislatura. Esto sería revolucionario y haría mucho más eficiente la gestión más allá de la pérdida de poder político. Por supuesto que cada vez que un jefe de gobierno llega al cargo lo primero que hace es postergar la convocatoria de la elección de los representantes de las comunas burlando la Constitución que juraron al momento de asumir. Es una deuda pendiente. No se puede juzgarlas, volverlas obsoletas sin verlas funcionar. Creo que sería la gran revolución. Una comuna tiene un promedio de 250 mil habitantes, la misma cantidad que tiene más de una provincia argentina.

¿Qué opina de la candidatura de Gabriela Michetti?

Es una consecuencia. Le pregunto a la gente si sabe de alguna propuesta de Michetti. Es un producto, lamentablemente. El escenario político de la ciudad está manejado por el marketing y no por las propuestas. Michetti debía haber cumplido su mandato, que es una orden de hacer. Cuando la gente vota a alguien le da un mandato y hay que cumplirlo. Desde el momento en que no cumplió poco puedo decir.

¿Y de Alfonso Prat Gay?

Es una persona muy capaz pero políticamente no existe. También es un producto del marketing de Carrio. Vuelvo a pedir una propuesta de Prat Gay, no la saben.

¿Pino Solanas, Carlos Heller, Aníbal Ibarra son lo mismo?

Son parte de la implosión del kirchnerismo. Pino Solanas recoge votos del peronismo que no se reconocen en la lista de Heller.

¿Como cree que resultará el Partido de la Ciudad en las elecciones?

Creemos que estamos en una muy buenas posición, estaríamos en el sexto lugar lo cual lo convierte en una elección extraordinaria y sería muy bueno teniendo en cuenta el nivel de concentración que tiene esta población y el poder económico de quienes estamos enfrentando.

Comentá la nota