Jorge echó a dos funcionarios por el escándalo del Ipesa

Las renuncias de la directora de Niñez y Adolescencia y del director del Instituto de Resocialización fueron confirmadas por fuentes oficiales, aunque no se las informó en el boletín de la Dirección de Prensa.
De golpe y porrazo, y nueve días después de la denuncia pública sobre los maltratos y abusos contra menores en el Ipesa, el gobernador Oscar Mario Jorge echó ayer a la directora de Niñez y Adolescencia, Alicia Echeveste, y al director del Instituto Provincial de Educación y Resocialización de Adolescentes, Carlos San Miguel. Los dos eran los funcionarios con responsabilidades más directas sobre la institución.

En ámbitos oficiales sorprendió la forma en que los ahora ex funcionarios supieron que ya no formaban parte del gobierno jorgista. El pedido de renuncia ni siquiera se los habría solicitado la ministra de Bienestar Social, María Cristina Regazzoli, sino que habría derivado esa tarea al subsecretario de Política Social, Pedro Freidenberger.

La drástica decisión sobrevino después de un largo y llamativo silencio gubernamental y de nulas explicaciones ante la gravísima denuncia de un grupo de operadores y profesionales que se desempeñan en el Instituto y en los Hogares de Varones y Mujeres. Hasta anoche no se sabía si Echeveste y San Miguel ya tenían reemplazantes. Aquella no dijo una palabra sobre el tema y al ex director le estalló el conflicto cuando estaba de vacaciones fuera de la provincia.

Otro detalle: los alejamientos fueron confirmados por fuentes oficiales, pero no se informaron en los dos boletines diarios que entrega la Dirección de Prensa de Casa de Gobierno.

El extenso informe -publicado el martes de la semana pasada por LA ARENA- detalla situaciones de maltratos y abusos con nombres y apellidos de los menores. Allí puede leerse el caso de un chico "brutalmente golpeado" por operadores del Ipesa, que hasta le dejaron marcados los borceguíes en el pecho. También la violencia ejercida por dos operadores contra otro joven, a pesar de que estaba esposado. Un episodio de abuso en el Hogar de Menores de la calle Pío XII, donde se habría llegado a encerrar a algunos internos hasta 10 días, a la espera de ser trasladados a algún instituto de rehabilitación de Buenos Aires. También se menciona que menores con síndromes de abstinencia fueron mantenidos encerrados en espacios de dos metros por tres, donde debían bañarse y hacer sus necesidades.

Hay una frase del texto que sintetiza todo: "La internación y guarda de menores en La Pampa es una tierra de nadie con situaciones de castigos, abusos sexuales, embarazos de niñas, encierro y, sobre todo, de omisión de denuncias y de tratamientos".

Causa penal.

La denuncia no sólo llegó a este diario, sino también a la jueza de la Familia y el Menor, María Cristina Baladrón, y al secretario de Derechos Humanos, Rubén Funes. Ambos, cuando la noticia era pública, se presentaron en la Fiscalía 1 y pidieron una investigación. También actuó de oficio, ante los hechos públicos, la Fiscalía de Investigaciones Administrativas.

¿Qué hizo el fiscal Carlos Ordas? Consideró que los hechos eran tan graves que, sin efectuar un informe sumario previo, promovió la apertura de una causa penal. También solicitó una serie de medidas probatorias. El expediente está en manos de la jueza de instrucción, Laura Armagno, quien le requirió una serie de informes a Regazzoli (la ministra asumirá como diputada nacional el 10 de diciembre). En el requerimiento judicial se pidió el listado del personal del Ipesa y de ambos Hogares y un organigrama interno de cada lugar. Ordas dijo que también solicitó los registros del Instituto y las historias clínicas de los menores.

Los mismos operadores que formularon la denuncia habían reclamado, a través de una segunda nota, que la justicia interviniera para que "no desaparezcan los informes y los libros de actas" del Ipesa.

La decisión de Jorge deja un final abierto: ¿qué será a partir de hoy del Instituto de Resocialización y de los Hogares?

"Rigurosa selección"

Cuando el gobierno vernista redactó el Manual de Contenidos Terapéuticos se dijo que sería "fundamental para el logro de los objetivos terapéuticos" la elección del recurso humano del Ipesa, y se agregó que era "imprescindible efectuar una rigurosa selección del personal". El Ipesa, como tal, fue creado en 2004, aunque el edificio donde funciona actualmente fue inaugurado dos años más tarde. En ese momento, la obra fue calificada como única en el país, con un sector para menores de 12 a 16 años y otro para los de entre 16 y 18 años.

Comentá la nota