Jorge va a Diputados para hablar de crisis

Interrogantes: el acto de hoy a las diez de la mañana, independientemente del protocolo, vendrá con respuestas a algunos interrogantes de cierta significación. ¿Aparecerá Verna para marcar la cancha, pese a que no tiene cargo? ¿Irá Marín ahora que es vicepresidente del Senado, aunque se queja de que no lo invitan a los actos oficiales? ¿Cuánto se acercará Jorge en su discurso, y cuánto no, al gobierno K?

El gobernador Oscar Mario Jorge aprovechará hoy el tradicional discurso de cada sesión inaugural legislativa para hablar de la mentada “crisis” que, nacida internacionalmente, lo llevó a crear un “comité” con la idea de ponerle un freno a los aumentos de sueldo que vienen pidiendo los trabajadores estatales.

El jefe del Ejecutivo utilizará la palabra en el marco de la ceremonia que comenzará a las 10:00 en la Cámara de Diputados.

La jornada será especial no sólo porque se registra el curioso hecho de que la sesión inaugural se hace un domingo, sino porque en las horas previas en ese mismo recinto se sabrá cuál es la suerte del presidente del Tribunal de Cuentas Natalio Perés y del vocal Rubén Rivero, quienes afrontan un juicio político (ver aparte en página 3).

El año pasado, el discurso de Jorge pasó casi desapercibido: ese día -también 1º de marzo- la capital provincial estaba en ebullición, luego de que el entonces intendente Juan Carlos Tierno cerrara las puertas de la Municipalidad para rodearse exclusivamente de su séquito y hubiera una represión que por fortuna no arrojó víctimas más graves.

Después de semejante caos, poco importaban las palabras de Jorge.

Lectura política

Hoy, además, en un año de elecciones legislativas y a menos de 3 meses de la renovación de autoridades partidarias en el PJ pampeano, el acto puede servir para algunas lecturas políticas de determinadas escenas.

Por ejemplo: ¿Asistirá el ex gobernador Carlos Verna, pese a que no tiene cargo formal que le sirva como excusa para darse una vueltita a marcar territorio? ¿Irá el ex gobernador Rubén Marín, tomando en cuenta que ahora su importancia en la escala institucional argentina es mayor, ya que fue electo como vicepresidente del Senado?

Marín se quejó la semana pasada de que en la provincia “ni me invitan a los actos oficiales”. Dijo, también, que al gobernador Jorge “no lo dejan” hablar con él. Poco después de esos dardos envenenados hacia la gestión provincial surgieron rumores -nunca confirmados- de un acuerdo para facilitar el consenso dentro del peronismo.

Más allá de las interpretaciones que faciliten los abrazos, saludos, presencias y ausencias en la ceremonia formal de hoy, el discurso de Jorge -que seguramente, como es su estilo, estará cargado de cifras y números- apuntará a la difícil situación que atraviesa la provincia, a los coletazos de la crisis internacional y al golpe de la sequía.

Podrá saberse, también, cuánto es que Jorge decide alinearse con el gobierno nacional kirchnerista, y si mantiene un aval a las políticas oficialistas, aunque a prudente distancia.

Respecto del conflicto con los gremios estatales, el oficialismo ya dijo todo lo que tenía que decir, y los gremios también: rechazaron la oferta de un 4% de aumento.

Jorge tendrá entre los diputados de la oposición política a declarados rivales: el FrePam no se banca el último veto a la ley que había sido sancionada por unanimidad para controlar a las empresas que incumplen contratos de obra pública. También hay severos desacuerdos con la creación de un Comité de Crisis que -dicen los opositores- “desprecia” al Poder Legislativo.

La palabra del gobernador seguramente hará otras referencias a temas en los que su gobierno aparece flaco: el sistema educativo está en crisis y la mentada reforma no se concretará este año, el Poder Judicial viene vapuleado por las medidas de fuerza y no inaugura su nueva Ciudad, los servicios de Salud que brinda el Estado están colapsados.

Comentá la nota