Jorge dice que la ley “estaba mal redactada”.

Parches: el gobernador utilizó un viejo argumento para justificar el veto parcial que le reprochó el diputado Bergués. Dijo que “cuando se redacta mal una ley, trae consecuencias jurídicas, si vamos a un juicio que puede perder el Estado, lo paga la comunidad en su conjunto.
No lo paga el señor diputado”, dijo. Se quejó de que la oposición no tiene proyectos y sólo aplica “parches”.

El gobernador Oscar Mario Jorge afirmó ayer que vetó parcialmente la ley que preveía sanciones a las empresas constructoras que incumplieran contratos porque “estaba mal redactada”. Así, con chicanas políticas, le respondió al diputado radical Julio Bergués, que se opuso públicamente a la decisión oficial de voltear la Ley 2.467 aprobada en la Cámara para poner bajo control a las firmas que negocian con el Estado.

“Yo no he vetado la Ley. Realicé un veto con propuesta de modificación”, aclaró Jorge. Bergués dijo que en realidad el Ejecutivo perseguía la idea de manejarse con “discrecionalidad” a la hora de las sanciones. El gobernador habló del tema en compañía de la asesora legal Daniela Vassia.

“He leído que el doctor Bergués, a quien aprecio mucho, ha cometido un error. Nosotros hemos hecho un veto parcial a la ley. Uno es el Compre Pampeano al 5%, que les aclaro, yo pedí que lo apuraran porque estaba plenamente de acuerdo para darles el 5% a los productores pampeanos de ventaja en la parte de obra pública, porque indudablemente faltaron algunas precisiones en dicha ley sobre la cuestión”, señaló Jorge.

El gobernador explicó que “si toman el Compre Pampeano para los suministros, observarán una serie de precisiones que evidentemente no se dieron en este caso y que hay que hacerlas”, enfatizó.

“El diputado afirma que yo lo veté y no es así. En uso a las facultades constitucionales que tiene el gobernador, lo que hice fue un veto con propuestas de modificación. Esto está previsto en la Constitución de la Provincia de La Pampa. Se trata entonces de un veto parcial, pero proponiendo modificaciones, porque en realidad yo le sugeriría al señor diputado (Bergués) que, cuando hace una ley o un proyecto de ley es necesario que recurra a los asesores legales, porque cuando se redacta mal una ley, trae consecuencias jurídicas, si vamos a un juicio que puede perder el Estado, lo paga la comunidad en su conjunto. No lo paga el señor diputado”, enfatizó.

“Lo que se hizo con todo el apoyo legal y técnico, fue hacer una contrapropuesta de la aplicación de las suspensiones de obras. Es necesario que se lea la ley y las propuestas nuestras para darse cuenta de la diferencia”, agregó.

Parches

Jorge se preguntó, además: “¿Por qué no se dedican a realizar o hacer un proyecto de ley, teniendo ya las bases y se dejan de emparchar, ya que eso serviría a la Administración Pública?”.

“Los parches, lo que suelen traer es confusión. Lo que tiene que tener la ley es la suficiente claridad, porque en toda transacción o contrato que se realiza con el sector privado, debe haber claridad, para evitarle perjuicios al sector privado y tener litigios que luego paga el pueblo”, insistió.

“Entonces -continúo- la sugerencia es que, cuando hacen una ley, deben consultar su redacción y sus modificaciones, las implicancias que tiene con la legislación vigente. Exactamente lo mismo pasó con el tema del aborto”, justificó, al referirse a otra ley que él vetó.

“Es necesario que se fijen lo que ocurre en el país, donde tenemos un sistema legislativo en el cual se dice, se veta todo lo que se opone a la presente y el ciudadano no tiene la claridad que debe tener para con los Institutos Legales de la Nación, lo que conlleva confusión. En una palabra, la ley estaba mal redactada y nosotros, lo que propusimos fue cambios en la redacción, porque no tenía nada que ver una cosa con la otra”.

Según el criterio del oficialismo, “el espíritu de la ley es el mismo. Se trata de aplicar una medida de suspensión en determinados casos, que no se encuentran en las penalidades. Está bien y lo aceptamos, pero hay que introducir (las modificaciones) en las penalidades. Todo se reduce a la faz técnica-legislativa. Esto no es una cuestión menor -admitió- porque se genera un problema, vamos a juicio, lo perdemos y es la gente la que termina pagando. No lo paga el Estado. Todo está dispuesto en la Ley de Obras Públicas. Por ello es que digo que deberían hacer una Ley de Obras Públicas nueva en todo caso”.

Comentá la nota