Jorge Coscia, el nuevo secretario de Cultura investigado por la Justicia

Jorge Coscia, el nuevo secretario de Cultura investigado por la Justicia
El cineasta dirigió el Instituto Nacional de Cine (INCAA) y tuvo un activo rol en el conflicto con el campo. Perfil del funcionario K que reemplaza a José Nun.

Uno de los tantos reemplazos que tuvieron lugar ayer, en el primer cambio generalizado de gabinete desde la llegada del kirchnerismo al poder, ocurrió en la Secretaría de Cultura de la Nación. El cargo del saliente José Nun será ocupado por el cineasta Jorge Coscia, quien renunciará a la banca de diputado que debía ocupar hasta diciembre.

Jorge Coscia nació el 26 de agosto de 1952 y egresó de la Escuela Nacional de Experimentación Cinematográfica (ENERC). Se autodenomina como "peronista de izquierda" y asegura haber participado en el Cordobazo de 1969, con sólo 17 años.

Como cineasta, dirigió tres cortos y varios largometrajes: Chorros; Sentimientos (1987); Cipayos (1989); El General y la Fiebre (1992); Rosas, 200 años (1993); 17 de octubre, una tarde de sol (1995); Comix, cuentos de amor, de video y de muerte (1995); Canción desesperada (1996) y Luca Vive (2002).

Coscia dictó clases en su casa de estudios, el ENERC, y en la Universidad Nacional de La Plata. Publicó variados artículos sobre política, cine y cultura, hasta que ingresó a la administración pública: en 2002, durante la presidencia de Duhalde, fue designado como titular del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA).

Al frente de ese organismo, que depende de la Secretaría de Cultura que hoy ocupa, Coscia llegó a manejar un presupuesto de 86 millones de pesos anuales y tuvo un importante incremento de su patrimonio: pasó de declarar un sueldo de $2.000 (sin ahorros ni propiedades) en 2002, a ser el dueño de una casa de Colegiales valuada en $195.000, un terreno en Pinamar y tres autos, cuatro años después.

Su gestión en el INCAA fue investigada por la justicia por "desvíos, errores o irregularidades" en el manejo presupuestario y en el otorgamiento de subsidios. Dejó el cargo en 2005 para postularse como diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires por el kirchnerismo, de la mano de Alberto Fernández, entonces mandamás del PJ porteño.

Ya como diputado electo, Coscia fue uno de los principales defensores del gobierno durante el conflicto con el campo. Para él, los productores rurales forman parte de un sector "mezquino" que propulsó siempre un país para pocos, según describió durante los días más álgidos de la pelea por la 125. Tras el escrache a los hermanos Rossi, Coscia se transformó en el motor del acto de desagravio con el que el kirchnerismo redobló su apuesta. Junto a La Cámpora y el diputado Dante Gullo organizó ese encuentro, que contó con la presencia del actor Raúl Rizzo, quien dio un enfervorizado discurso contra el vicepresidente Cobos.

Ahora, gracias al enroque de Gabinete, ocupará una Secretaría de Cultura con presupuesto limitado: José Nun nunca criticó al Gobierno, (como sí lo hizo su antecesor, Torcuato Di Tella, quien reclamaba 300 millones de pesos), y supo trabajar con apenas 148 millones, que ahora se redujeron en un 20 por ciento. Resta saber si Coscia, acostumbrado a las comodidades del INCAA, podrá administrar la escasez.

Comentá la nota